El Manchester United, de Luis Antonio Valencia, cerró este año como líder absoluto de la Premier League, gracias a su victoria 2-0 ante el West Bromwich.

Los diablos rojos llegaron a este encuentro con una ventaja de siete puntos sobre el City, la cual la pudieron mantener gracias a los goles de McAuley (en contra m9) y Robin van Persie (m90).

Los Citizens ganaron de visita 4-3 ante el Norwich y se quedaron en el segundo lugar de la tabla de posiciones con 42 puntos. El United sumó 49 unidades.

Desarrollo del partido

El equipo de Sir Alex Fergurson saltó a la cancha del estadio Old Trafford con mucho orden y tratando de elaborar su juego por las bandas para llegar al arco de Foster.

Luis Antonio Valencia, en los primeros minutos, tuvo tres intervenciones en las cuales ganó la raya, pero no tuvo la suficiente claridad para centrar y habilitar Kagawa o Welbeck.

Por su parte, Ashley Young, por la banda izquierda, lanzó un pase y en el camino el zaguero  McAuley desvió el balón, marcando en su portería (m9).

Con el pasar de los minutos, el United se convirtió el amplio dominador en la cancha, pero la falta de efectividad en la ofensiva evitó que aumente su ventaja en el marcador.

Para la segunda parte, el West Bromwich mejoró y puso en aprietos, incluso, al líder, que cerró el partido gracias al holandés Robin van Persie, suplente inicial, que había saltado al campo por el japonés Shinji Kagawa pasada la hora de juego.

La anotación fue una jugada en conjunto en la que Valencia logró habilitar a Van Persie y éste de primera sacó un zapatazo imposible para el arquero del West Bromwich.

Más de Antonio Valencia