El último Ángelus

Benedicto XVI rezó su último Ángelus en una abarrotada Plaza de San Pedro, en la que se congregaron más de 100.000 fieles, peregrinos y turistas, que quisieron despedirse así del pontífice alemán y que incluso ocupaban la via de la Conciliazione y otras calles adyacentes a la plaza.

El papa, emocionado, fue interrumpido varias veces con aplausos de la multitud durante su alocución a los fieles.

Comentarios