Hace solo 8 años

Comparado con su antecesor, ahora beato Juan Pablo II, el papa Benedicto XVI solo consiguió mantenerse en el cargo por 8 años. A muchos los tomó por sorpresa el anuncio justo antes de dar inicio a la Cuaresma, pero era evidente que tomó la decisión por su avanzada edad y dijo que sentía que le faltaban las fuerzas.

Al asumir su pontificado, el 19 de abril de 2005 en el primer cónclave del siglo XXI, Joseph Ratzinger se presentó como un “simple y humilde trabajador de la viña del Señor”.

Ratzinger, sin embargo, fue elegido el 265 papa de la historia de la Iglesia y su elección levantó recelos y no fueron pocos los que sentenciaron que era “más de los mismos” y representaba la involución. Gobernó un Vaticano con un estilo más pausado, cerebral y menos impulsivo.

Su primera aparición en público en 2005 ya sorprendió, porque se vio a un papa que llevaba bajo la sotana un simple jersey de lana, poco preocupado por la imagen y que sus primeras palabras fueron: “los señores cardenales me han elegido a mí, un simple y humilde trabajador en la viña del Señor y me consuela el hecho de que el Señor sabe trabajar y actuar incluso con instrumentos insuficientes (en referencia a él)”.

Cuando lo eligieron ya tenía 78 años, una edad complicada para las actividades papales, sobre todo relativas a las próximas actividades de Semana Santa.

Aunque los conservadores lo elogiaron por intentar reafirmar la identidad tradicionalista de la Iglesia Católica, sus críticos lo acusaron de darle la espalda a reformas que han estado pendientes por casi medio siglo y de perjudicar los diálogos con las comunidades musulmana, judía y otras iglesias cristianas.

Comentarios