Skip to Content?
Compartir

Historia del campeonato ecuatoriano de fútbol

Son 55 años desde el inicio de un sueño unificador. De pasar de disputar campeonatos provinciales a uno que dé una identidad ecuatoriana. 1957 marca el inicio de esta historia repleta de gritos, emociones, goles fantásticos, pasiones y tristezas. Llena de campeones,  goleadores, de técnicos exitosos. Son 55 años que reúnen la gloria y la derrota. A héroes que se convirtieron en villanos. A villanos que se convirtieron en héroes.

Este especial quiere mostrar esa línea de tiempo que arrancó en 1957. Exhibe la historia de ese primer campeonato y el resumen de todos los demás. Es el compendio multimedia de esa historia que dice que, hasta ahora, Barcelona y El Nacional son los clubes más ganadores (13 títulos); que los ecuatorianos Ernesto Guerra y Héctor Morales son los dos técnicos más triunfadores (4 campeonatos); que los argentinos naturalizados ecuatorianos, Ángel Liciardi y Ariel Graziani y el ecuatoriano Ermen Benítez son los que más veces se proclamaron goleadores (3), y que el máximo romperedes en una temporada es Jaime Iván Kaviedes (43 goles). Recorra esta historia del fútbol del Ecuador. Disfrútela. Revívala. Al final, algunos estarán de acuerdo con lo que decía el escritor francés, Albert Camus: “Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol”.

Línea del tiempo

« Inicio Fin »
  • 1957

    Emelec, el primer campeón

    Seis años después de la creación del profesionalismo se juega el primer campeonato ecuatoriano; nuestro fútbol pasa de lo provincial a lo nacional. Cuatro equipos: Emelec, Barcelona, Deportivo Quito y Aucas, enfrentan a dos regiones y dejan un monarca histórico: Emelec, dirigido por el argentino Eduardo Tano Spandre. El puntapié inicial de esta historia se dio el 10 de noviembre de 1957. El primer partido se juega en la capital, donde Deportivo Quito vence 2-1 a Barcelona; uno de los goles chullas es histórico: es el primero del certamen y lo marca Ernesto Guerra.  El 1 de diciembre de 1957 el Ballet Azul derrota 2-0 al Aucas, en el estadio Capwell, con tantos de Daniel Pata de Chivo Pinto y el argentino Natalio Villa, y se adueña de la corona.

    Ver más
  • 1960

    Barcelona campeón o la confirmación de un ídolo

    En 1958 y 1959 no se juega el campeonato nacional de fútbol debido a distanciamientos entre los dirigentes de las asociaciones de Guayas y Pichincha. En 1960, año en que el nacimiento de la Copa Libertadores motivó a los dirigentes la reanudación del torneo, un equipo integrado solo por ecuatorianos, nacido en el Astillero, escribe su primera página de gloria en el incipiente certamen y ratifica una idolatría que lo ha perseguido a lo largo de su historia. 1960 es el año de Barcelona. Es el año de Enrique Pajarito Cantos. Es el momento de su primera corona. La  logra en Quito en el estadio de El Ejido, el 27 de noviembre de 1960 al vencer 4-2 al España, con dobletes de Cantos y Mario Cordero. El DT es el uruguayo Julio Kellman. Al igual que en 1957, los equipos de las mismas asociaciones no se enfrentan entre sí.

    Ver más
  • 1961

    Emelec repite su hegemonía

    El Ballet Azul se consolida y gana su segundo título. El  argentino Mariano Larraz,  exfutbolista eléctrico, es el director técnico que guía al equipo en este torneo que tiene a ocho equipos participantes.  Por el sistema de torneo los clubes de una misma asociación no se enfrentaron entre sí.

    Ver más
  • 1962

    Everest y una vuelta olímpica sin derrotas

    El fútbol del Guayas sigue demostrando su poder y es el turno de Everest de coronarse campeón.  El “Equipo de la montaña”, donde en 1955 había surgido el jugador más brillante de la historia del balompié ecuatoriano, Alberto Spencer, llega al título dirigido por el argentino Mariano Larraz, quien ya había saboreado el éxito con Emelec. Otra vez los equipos de una misma asociación no juegan entre sí, a excepción de un partido final de desempate en que Everest iguala a uno con Barcelona, el 13 de enero de 1962,  y por mejor gol diferencia obtiene el campeonato en condición de invicto. Sus figuras son el arquero Hugo Suicida Mejía, el veloz Pedro Gando y el argentino Horacio Tanque Romero, ambos atacantes.

    Ver más
  • 1963

    Barcelona, con figuras brasileñas, obtiene su segunda corona

    Los amarillos, con una legión de refuerzos brasileños, consiguen su segundo título. Llegan a la última fecha con la posibilidad de consagrarse solo con un empate y en el estadio Modelo (el 26 de enero de 1963)  igualan a cero con Emelec, que necesitaba el triunfo para obtener el campeonato.  Vicente Lecaro y Luciano Macías, dos leyendas toreras, son puntales de la corona junto a Clímaco Cañarte, El Diablo Tiriza y otros grandes futbolistas. Es el Barcelona del pueblo, el que logra revertir resultados con un concepto de garra que se vuelve popular: “Ganó a lo Barcelona”. Los canarios fueron dirigidos por el brasileño Francisco de Souza Ferreyra, apodado Gradim.

    Ver más
  • 1964

    La capital gana su primer título a través del Deportivo Quito

    En un campeonato atípico, en el que los equipos del Guayas declinaron su participación por pugnas dirigenciales con sus colegas de Pichincha, el Deportivo Quito obtiene su primera corona. Las divergencias regionales, aún hoy presentes en Ecuador, tenían fuerte incidencia en la rivalidad de los clubes de la época. Los de la Plaza del Teatro, animadores desde el certamen inicial, obtienen al fin el ansiado cetro para el balompié capitalino. Por primera vez un club que no es de Guayaquil se corona. El técnico del monarca fue el ecuatoriano Juan Ruales.

    Ver más
  • 1965

    Emelec ratifica su condición de invencible Ballet Azul

    Es la consagración del fútbol espectáculo, de toque. De la cimentación del Ballet Azul y su estilo vistoso y ofensivo que entró en la  leyenda de la mano de un estratega que es un mito en Emelec: el argentino Fernando Paternoster. Bajo su batuta, la magia salía de los botines del genial Jorge Bolaños.  También hacían magia dos volantes de alta calidad técnica:  Carlos Pineda y Henry Cachito Magri.  Los millonarios formaron un equipo invencible que se coronó invicto el 26 de diciembre de 1965, en el estadio Modelo al vencer 2-0 a Liga de Quito con tantos del paraguayo Avelino Guillén y Juan Moscol. Otra vez, los clubes de una misma asociación no se enfrentaron entre sí. En una extraña definición de gol diferencia, 9 de Octubre obtuvo el vicecampeonato.

    Ver más
  • 1966

    Barcelona y un ‘combo’ de estrellas logra su tercer campeonato

    Barcelona consigue, con una constelación de astros, una nueva coronación. La Cortina de Hierro,  una de sus más célebres líneas defensivas (Alfonso Quijano, Vicente Lecaro, Luciano Macías, Miguel Bustamante), es un pilar fundamental. Es la temporada del adiós de unos de sus mayores símbolos: Clímaco Cañarte. En un dramático partido, con un empate a uno con el Aucas en el Olímpico Atahualpa, el 11 de diciembre de 1966 se asegura el título en la fecha final. Un punto lo separa de Emelec, que se queda con el vicecampeonato. A los amarillos los conduce al éxito un excampeón, Pablo Ansaldo, que cuelga los guantes de portero para hacerse cargo de la conducción técnica tras el alejamiento del uruguayo José María Rodríguez.

    Ver más
  • 1967

    El Nacional empieza su conquista de títulos

    Con solo tres años de fundación, El Nacional, el equipo de las Fuerzas Armadas del Ecuador, logra su primera corona. Empieza así la historia de éxitos del equipo de los “Puros criollos”, llamado de esta forma porque desde sus inicios estableció como regla que solo actuasen futbolistas ecuatorianos en sus filas. El entrenador de los militares fue el  italiano Vesilio Bártoli, el único de esta nacionalidad que ha logrado coronarse campeón en el balompié ecuatoriano.  Los capitalinos consiguen su primera corona el 17 de diciembre de 1967 al golear 3-0 al América, en el estadio Olímpico Atahualpa, con tantos de Agustín Cruz, Santiago Cheme y Simón Bolívar Rangel.

    Ver más
  • 1968

    Deportivo Quito suma su segundo título

    Quien fuera su goleador se convierte en su técnico. Así, de la mano de Ernesto Guerra, un histórico del fútbol ecuatoriano en sus dos facetas, el Deportivo Quito logra ceñirse otra vez la corona de campeón. Fue el 29 de noviembre de 1968, al empatar sin goles con el Nacional. Un cuarteto de uruguayos es la base del éxito chulla: el arquero Luis Aguerre, el zaguero  Héctor de los Santos,  y los atacantes Óscar Barreto y Víctor Manuel Battaini.  El campeonato, de doce equipos, se juega con una fase final de seis clubes, cuyo puntaje total es la suma de toda la temporada, más esta etapa final. Dos victorias azulgranas en Guayaquil, ante Barcelona, fueron decisivas en la campaña.

    Ver más
  • 1969

    Liga de Quito entra a la historia con su primer título

    El 7 de diciembre de 1969, Liga de Quito entró al club de los campeones ecuatorianos de fútbol. En un disputado encuentro en el estadio Olímpico Atahualpa, venció a Everest 3 a 1. Era el conjunto universitario del ariete uruguayo Francisco  Tano Bertocchi, Eduardo Zambrano y Tito Larrea. Un equipo de fútbol elegante y vistoso, finamente elaborado que fue bautizado como La Bordadora.  Era dirigido por el brasileño José Gómez Nogueira.

    Ver más
  • 1970

    Barcelona logra ser el primer club con cuatro coronas

    Barcelona vuelve a ser el monarca ecuatoriano. Dio la vuelta olímpica cuatro fechas antes de que terminara el torneo gracias a una plantilla poderosa que tenía al cerebral Jorge Bolaños en su esplendor futbolístico. A su histórica dupla de zagueros  Lecaro-Macías, se había unido dos temporadas antes el excelente central uruguayo Édison Saldivia. Dos juveniles llenaron de calidad las canchas del país: Juan Madruñero y Miguel Ángel Coronel.  Los brasileños Gerson y Everaldo marcaron notables diferencias. Barcelona logra sacar seis puntos de ventaja a Emelec, que queda vicecampeón. La liguilla, de seis equipos, acumula el puntaje de la primera y esta etapa final. El director técnico campeón fue el brasileño Otto Vieira, que llegaba de dirigir en México, Portugal, Colombia y en su país.

    Ver más
  • 1971

    Barcelona es el primer bicampeón del fútbol ecuatoriano

    Barcelona hace historia al convertirse en el primer equipo que gana dos títulos nacionales consecutivos. Su DT, Otto Vieira, es el primer técnico bicampeón de Ecuador. Y Alberto Spencer, el mejor futbolista ecuatoriano de todos los tiempos, consigue con los toreros su única corona nacional. Sin Vicente Lecaro y Luciano Macías, retirados tras catorce temporadas de gloria, Édison Saldivia comanda la zaga con Juan Noriega, Gerardo Reinoso, Miguel Pérez, que se turnaban como centrales. Jorge Bolaños y Washington Muñoz dictaban cátedra con un aliado de lujo: el peruano Pedro Perico León. Y un diminuto, pero escurridizo artillero, Nelsinho, reforzaba con goles la delantera. Barcelona vence en un campeonato que se inicia con 16 equipos y que culmina con un octogonal final.

    Ver más
  • 1972

    Emelec consigue su cuarto título

    Con una delantera potente, Emelec se asegura el título en una temporada en la que sus jugadores anotan 54 goles en 18 partidos. Juan Tenorio, Marcos Guime, Félix Pereque Lasso son los principales integrantes del letal ataque eléctrico, abastecido por el argentino  Pedro Prospitti (campeón de la Copa Libertadores con Independiente en 1964 y 1965), los uruguayos  Luis Lamberck y Eduardo de María. Mientras en la zaga destacaba la solidez de Jefferson Camacho  y José María Píriz. El arco era protegido por Eduardo Ñato García. Estos, entre otros, se convierten en baluartes de este nuevo campeonato azul, en la instauración de las liguillas en el torneo ecuatoriano. Jorge Lazo es el director técnico del equipo monarca.

    Ver más
  • 1973

    El Nacional vuelve a la cima con una tropa arrasadora

    Una demoledora máquina de hacer goles y de triturar rivales. Eso fue El Nacional de 1973,  que dio en esta temporada su segunda vuelta olímpica como monarca de Ecuador. Con Héctor Talla Única Morales como estratega, la tropa militar tenía una ofensiva arrasadora:  Ítalo Estupiñán (su mayor anotador, con 15 goles), Vinicio Ron, Fabián Paz y Miño, Tom Rodríguez, Carlos Torres Garcés. Todos ellos abastecidos por el genial Polo Carrera. Morales colgó los botines para reemplazar al argentino Roberto Resquín, que no pudo hacer funcionar al escuadrón quiteño. El Nacional se coronó en el estadio Olímpico Atahualpa el 4 de febrero de 1974, tras empatar a 3 con Universidad Católica.

    Ver más
  • 1974

    Liga de Quito vuelve del infierno de la B para ser campeón por segunda vez

    Liga de Quito comienza la temporada 1974 en la serie B y la termina con su consagración como campeón de la serie A en ese año. El 28 de julio de 1974 vence 3-1 al Aucas y sube a la máxima categoría, para jugar la segunda etapa del torneo (durante varias campañas hubo ascensos y descensos a mitad y término de cada etapa del certamen). El responsable técnico era el colombiano Leonel Montoya y el máximo directivo Rodrigo Paz. El 15 de diciembre, en el Olímpico Atahualpa, consuma su gesta al empatar 0-0 con El Nacional en el partido decisivo. El infierno de la serie B era solo un triste recuerdo que se disolvió con una emocionante vuelta olímpica blanca.

    Ver más
  • 1975

    Liga de Quito consigue el primer bicampeonato para la capital

    Liga de Quito es el primer equipo capitalino que gana dos campeonatos nacionales consecutivos. Dos fichajes son decisivos: el retorno del talentoso y hábil Polo Carrera, uno de los mejores futbolistas ecuatorianos de todas las épocas, y el del argentino Juan José Pérez, que se transforma en un artillero temible. En un torneo maratónico los universitarios se coronan el 25 de enero de 1976 en un vibrante empate a 3 con Aucas, con dos goles de Carrera y otro de Ramiro Aguirre. Los dirige Leonel Montoya. Esta temporada marca el hecho que por primera vez un equipo ajeno a Guayaquil o Quito logre uno de los dos cupos a Copa Libertadores, en este caso el de vicecampeón Deportivo Cuenca.

    Ver más
  • 1976

    El Nacional ratifica hegemonía del fútbol quiteño en 1976

    El equipo de los Puros Criollos da el primer paso de lo que se convertiría en  una leyenda en el balompié ecuatoriano. Ernesto Guerra repite como entrenador campeón (8 años antes lo había hecho con el Deportivo Quito) en un torneo en que hay ascenso y descenso a mitad y al final de campeonato. Vinicio Ron es el arma más peligrosa de los militares, con 30 goles anotados. Uno de los sucesos más curiosos de la temporada tuvo como protagonista a Carlos El Bacán Delgado (+),  portero de El Nacional, que anotó un gol de arco a arco. Se lo hizo al uruguayo Gerardo Rodríguez, en el triunfo 5-2 ante Barcelona, el 26 de septiembre de 1976.

    Ver más
  • 1977

    El Nacional logra su primer bicampeonato

    La Máquina Gris repite su supremacía. Una sólida defensa, que tiene como uno de sus baluartes a Flavio Perlaza; un medio campo de luchadores como Luis Granda y Carlos Correcaminos Ron, y talentosos como José Villafuerte; y un ataque despiadado con Fabián Paz y Miño, que marcó 27 goles, le garantiza otra corona seguida a El Nacional. Dirigidos por Héctor Morales dan la vuelta olímpica dos fechas antes de la terminación del torneo al vencer 1-0 al Deportivo Cuenca, en el estadio Olímpico Atahualpa, el 13 de enero de 1978.

    Ver más
  • 1978

    El Nacional, el primer tricampeón de la historia

    La fecha está escrita en el capítulo de las leyendas del balompié ecuatoriano: 4 de enero de 1979. Ese día Fausto Correa, El Camión, atropella con dos goles a Barcelona, en el Olímpico Atahualpa. La victoria 2-0 le da a El Nacional un histórico tricampeonato. Es el equipo de los Puros Criollos. El que no contrata extranjeros.  Su entrenador, el ecuatoriano Héctor Morales, se convierte en ese momento en el director técnico más ganador en la historia del fútbol ecuatoriano al lograr su tercer éxito, todos ellos con El Nacional. Otro que hace historia es el Técnico Universitario de Ambato, que en su temporada de estreno en la máxima categoría logra el vicecampeonato.

    Ver más
  • 1979

    Emelec vuelve a saborear un título luego de siete años

    Regresa el título a Guayaquil. El argentino Miguel Ángel Onzari da seguridad en el arco. Los centrales Jesús Montaño y Juan Manuel Sanz son férrea pareja de zagueros. Carlos Torres Garcés y Ricardo Armendáriz generan fútbol en medio campo. Carlos Horacio Miori y Lupo Quiñónez conforman una dupla goleadora. Se retira una leyenda, Eduardo Ñato García, que comienza como arquero esta temporada, pero cuelga los guantes y termina como  técnico campeón, al reemplazar al argentino Guillermo Reynoso. Emelec vence en Manta 2-0, el 9 de enero de 1980, y gana el campeonato. 1979 también marca eldescenso a la serie B, a medio año, del tricampeón El Nacional.

    Ver más
  • 1980

    Barcelona campeón con una chilena mágica

    Una de las imágenes símbolo de Barcelona es esta: A los 12 minutos Víctor Ephanor controla el balón en el área, lo pica con la derecha y se eleva en forma magistral. El Artista convierte un golazo inolvidable que de forma inmediata entra en la leyenda. Fue una chilena maravillosa que provocó un grito ensordecedor de la hinchada en Machala. El Ídolo vuelve a ser campeón a los nueve años en una final con Técnico Universitario el 14 de enero de 1981, en un tercer y definitivo partido que gana 3-0 (Ney y Mario Tenorio hicieron los otros tantos). Desde la banca Otto Vieira se convierte en el DT que más títulos nacionales gana con los amarillos al sumar el tercero. Brillan en una campaña inolvidable Juan Madruñero, Galo Vásquez, Wilson Nieves, Pepe Paes y otras figuras decisivas en la consagración que desató un estallido de júbilo en el país. Emelec, campeón anterior,  tras una pésima campaña baja por primera y única vez en su historia a la serie B.

    Ver más
  • 1981

    Barcelona logra su segundo bicampeonato

    A la base de futbolistas que se coronaron en 1980 se suman los brasileños Alcides de Oliveira, atacante,  y Carlos Gardel Bruno, zaguero; el arquero argentino Juan Domingo Pereyra, y el volante ecuatoriano Carlos Torres Garcés. Es la temporada del adiós como canarios de dos íconos: Pepe Paes y Víctor Ephanor. Antes de marcharse El Artista anota de penal el gol del campeonato el 16 de diciembre, en el triunfo 1-0 ante El nacional, en el estadio Modelo. Cuatro entrenadores desfilan en el año por el banquillo: Ronaldo Borba Filho, Humberto Maschio,  Hernán Saavedra (que dirige como interino) y en la liguilla Héctor Morales (gana el cuarto título de su carrera. Los anteriores fueron con El Nacional) y se convierte en el técnico más ganador de la historia del fútbol ecuatoriano.

    Ver más
  • 1982

    El Nacional empieza otro camino de leyenda

    Los militares inician otra de sus épocas de dominio aplastante. José Voltaire Villafuerte, marca su estilo  como volante de creación y como máximo goleador. Los Puros Criollos tienen una forma de juego punzante, por las bandas, con centros letales para las definiciones de Fernando La Fiera Baldeón o del veterano  Fabián Paz y Miño. El Nacional, con Ernesto Guerra como entrenador, vence 3-0 a Barcelona en una tercer partido de definición en el estadio Bellavista de Ambato, el 5 de enero de 1983. El torneo se inicia con diez equipos y termina con doce por dos ascensos a media temporada. No hay descensos. Nueve de Octubre ficha al brasileño Jairzinho, campeón mundial en 1970, pero este rinde como se esperaba.

    Ver más
  • 1983

    El Nacional es bicampeón

    El Nacional es un equipo engranado, ducho y fiel a un esquema ofensivo que divide sus goles en un cuarteto de poderío que lo integran Fabián Paz y Miño (17 goles), Ermen Benítez (14), José Voltaire Villafuerte (14) y Fernando Baldeón (12), Bajo el mando del estratega brasileño Roberto Abruzesse el equipo militar obtiene el segundo bicampeonato de su historia. Se consagra el 30 de diciembre de esa temporada al vencer 2-0 al Técnico Universitario, con tantos de Wilson Armas y Carlos Ron.  Nueve de Octubre pugnó hasta el final por la corona, pero pese a tener figuras como Hamilton Cuvi, Osní, José Valencia, Édgar Domínguez, fue a la Copa Libertadores como vicecampeón.

    Ver más
  • 1984

    El Nacional logra la hazaña del Bi-Tri

    Ningún equipo lo había hecho antes que ellos. Primero ser tricampeón y luego repetir esa epopeya. Al igual que el trienio  76-78, ahora El Nacional marca otro hito en la historia del baloempié ecuatoriano. El brasileño Roberto Abruzzesse repite como técnico campeón. José Villafuerte, Fernando Baldeón, Fabián Paz y Miño y Ermén Benítez son, otra vez, un club de amigos a los que le fascina perforar las redes rivales. Otra vez  Nueve de Octubre lucha hasta la última jornada de la liguilla, pero su victoria 3-2 sobre Emelec no basta para alcanzar a los Puros Criollos que el 18 de noviembre de 1984 vencen a Deportivo Quito 1-0 y dan una tercera vuelta olímpica consecutiva.

    Ver más
  • 1985

    Barcelona logra un título con sangre nueva y valiosa cuota foránea

    El 8 de diciembre de 1985 Barcelona se adueñó de su octavo campeonato nacional en un partido inolvidable. Dos fechas antes de la terminación del torneo, en una de las más sensacionales demostraciones de fútbol ofensivo los dirigidos por el chileno Luis Santibáñez golearon 6-1 al Deportivo Quito en el estadio Modelo, con actuaciones memorables de Severino Vasconcelos (autor de dos tantos), el incontenible Mauricio Argüello, Lorenzo Klínger, Galo Vásquez y Lupo Quiñónez. El brasileño Vasconcelos llegó para reemplazar a su compatriota Jair, que no rindió. También fue despedido a mitad de temporada el técnico Antonio Ferreyra (Antoninho).

    Ver más
  • 1986

    Los Puros Criollos de El Nacional vuelven a la carga

    Con la coronación de 1986 se cierra un ciclo brillante en la historia de El Nacional. Fue la última vuelta olímpica de históricos como José Villafuerte, Fabián Paz y Miño, Milton Rodríguez y Carlos Ron. La vuelta olímpica militar, última de la década, se produjo el 21 de diciembre de 1986 con el el triunfo 2-0 sobre Deportivo Cuenca en el estadio Olímpico Atahualpa. Los tantos fueron de Geovanny Pollo Mera y El Cielo Villafuerte.  En un certamen extenso, de tres etapas, el equipo capitalino disputó 44 partidos, ganó 25, empató 12 y perdió 7. Su director técnico campeón fue (por tercera vez) el brasileño Roberto Abruzzesse.

    Ver más
  • 1987

    Barcelona consigue su noveno título de la mano de un histórico del Maracanazo

    Gloria del fútbol mundial, Roque Gastón Máspoli, ex arquero de Uruguay en el Maracanazo, cuando la celeste ganó el Mundial de 1950 2-1 a Brasil, fue el técnico de Barcelona en la conquista de la novena estrella ecuatoriana. También fue la última vez que Flavio Perlaza, Juan Madruñero y Fausto Klínger, tres históricos, integraron un plantel canario campeón. El 20 de diciembre de 1987, en el Olímpico Atahualpa, los toreros vencieron 1-0, con gol de Lupo Quiñónez  y conquistaron el título. En la liguilla, Filanbanco quedó a un punto del mornaca. El 27 de diciembre de ese año el estadio Monumental, casa de Barcelona, abrió sus puertas con un partido amistoso contra Peñarol, vigente campeón de la Copa Libertadores.

    Ver más
  • 1988

    Emelec, campeón nacional luego de una sequía de nueve años

    Dos finales le dan a Emelec la ansiada corona. El 19 de noviembre de 1988 golea 3-0 al Deportivo Quito con tantos de Rubén Beninca, Wilfrido Verduga y Jesús Cárdenas, en el estadio Monumental.  Ocho días después, la consagración. Empate a 1, con tanto de José Federico Minda y nuevamente el Ballet Azul manda en el balompié de Ecuador como campeón. El técnico de los azules es el uruguayo Juan Ramón Silva, que ocupa la plaza de su compatriota Ángel Castelnoble. Fue el año del ABC del fútbol ofensivo: Avilés, Beninca, Cárdenas. Un tridente que fue el azote de las defensas rivales. Fue la temporada de las atajas salvadoras de Javier Baldriz, de la garra de Miguel Falero, refuerzos uruguayos, como Rubén Beninca.

    Ver más
  • 1989

    Barcelona gana un torneo con final polémico

    Una sólida y ya experimentada defensa convierte a Barcelona en un equipo difícil de vencer. Carlos Luis Morales brinda seguridad en el arco, mientras Manuel Uquillas empieza a ser parte de la historia ofensiva del equipo amarillo. El argentino Miguel Ángel Brindisi dirige al equipo campeón que se corona en un partido final polémico jugado sin público ante  Deportivo Quito en el Atahualpa (0-0). Es la repetición de un compromiso suspendido por  una de invasión de cancha cuando  los chullas ganaban 1-0.  Al cierre de ese partido y en el preciso instante en que Uquillas anotaba, en medio de una escena confusa y con una maraña de hinchas en cancha, un empate que no se validó. Fue el último de los cinco títulos del notable volante Galo Mafalda Vásquez, tras doce temporadas en Barcelona.

    Ver más
  • 1990

    Liga de Quito vuelve al título 15 años después

    De la mano de Polo Carrera, uno de sus futbolistas históricos convertido en director técnico, Liga de Quito retorna a la élite del balompié ecuatoriano. Han pasado tres lustros dolorosos, difíciles, que se ven coronados por el esfuerzo de un equipo batallador que tiene en el uruguayo Carlos Ernesto Berrueta a un volante temperamental, pero con clase y potente disparo de larga distancia. Pietro Marsetti es su complemento como creador en el medio sector. El  23 de diciembre de 1990, en el estadio Olímpico Atahualpa, los universitarios  dan la vuelta olímpica tras vencer 3-1 a Barcelona.  El vicecampeonato fue para los toreros, que lo consiguieron en dos partidos de definición con Emelec (1-1 y victoria amarila 4-2).

    Ver más
  • 1991

    Barcelona vuelve a sentir la gloria del campeonato

    Es la corona amarilla número 11. Conseguida con esfuerzo en un partido dramático ante Valdez S.C. El talentoso volante José Gavica entra en la historia del club con un gol fantástico, de campeonato. Un misil que pone un 1-1 que significa un título frente a la sorpresa del año. Fue la primera vuelta olímpica en el estadio Monumental. Barcelona jugó un fútbol espectacular, de alta calidad técnica gracias a la categoría desequilbrante del cerebral Rubén Darío Insúa, la potencia y picardía de Carlos Frentón Muñoz. La seguridad en el arco la da  Carlos Luis Morales, que se ciñó su cuarta corona. El director técnico es el argentino Carlos Habbeger. Valdez S.C. clasificó a la Copa Libertadores luego de una definición con El Nacional (2-1 y 0-0).

    Ver más
  • 1992

    El Nacional da la vuelta olímpica en el Monumental

    El Monumentalazo se produce el 25 de noviembre de 1992. Un cabezazo de Dixon Quiñónez enmudece a la parcialidad amarilla y significa el empate a 1 que le da el título a El Nacional. Ambos clubes terminan con el mismo puntaje en la liguilla y es necesaria la definición. En el partido jugado en el estadio Olímpico Atahualpa los criollos vencen 2-1 a Barcelona, con doblete de Luis Chérrez. La igualdad en Guayaquil les permite a los Puros Criollos dar la vuelta olímpica en el escenario de los toreros.  Ernesto Guerra nuevamente dirige al equipo campeón; es el último título del entrenador ecuatoriano en la historia del torneo. Un título que lo hace un entrenador histórico, pues se une a  Héctor Morales como el técnico más ganador. Ambos lograron cuatro campeonatos como estrategas.

    Ver más
  • 1993

    Emelec vuelve al título luego de cinco años

    De la mano del técnico Salvador Capitano Emelec vuelve a dominar el fútbol ecuatoriano.  Una plantilla poderosa es la clave para la obtención del séptimo título azul. Cuenta con la mejor zaga del país,  base se la Selección: Dannes Coronel, Máximo Tenorio,  Iván Hurtado y Luis CapurroMarcelo Pepo Morales, Kléber Fajardo y Enrique Verduga son parte de una línea de volantes que ofrece talento, contención y garra. La ofensiva tiene en el escurridizo Ángel Fernández y el argentino Roberto Oste (goleador del equipo con 14 tantos) a sus puntales; Jesús Cárdenas, convertido en un generador de juego, exhibe su categoría cuando es utlizado. La consagración se da el 12 de diciembre de 1993, en el estadio Jocay, de Manta. Un tiro libre de Hurtado decreta el triunfo eléctrico 1-0  y la coronación ante Green Cross. Barcelona y El Nacional juegan dos partidos extra para definir el vicecampeonato, que es para los amarillos.

    Ver más
  • 1994

    Emelec consigue su primer bicampeonato

    Por primera vez el equipo azul repite campeonato. Se mantiene la plantilla de 1993, a la que se suman el arquero Jacinto Espinoza y el ariete Eduardo Tanque Hurtado. Hacia la fase decisiva del torneo, en una decisión inédita, Emelec nacionaliza su equipo (había iniciado el año con la contratación récord del argentino Walter Pico,  por el que se pagó $ 1’000.000 y fracasó; y las costosas del chileno  Juan Carlos Almada, que pasó lesionado la mayor parte del año, y del brasileño Edú) y decide ir a aclimatar a Quito, previo a la liguilla final.  Se marcha Salvador Capitano y asume la dirección técnica un viejo conocido del club, Carlos Torres Garcés, campeón en 1979 como futbolista. La fecha final, jugada el 11 de diciembre, es dramática ya que Emelec, luego de empatar en la mañana 1-1 con Aucas, en Quito, debe esperar que Barcelona no caiga en la tarde y noche frente a El Nacional en Guayaquil, en un partido que termina 2-2 y en el que los militares están a punto de ganar.

    Ver más
  • 1995

    Barcelona logra un nuevo título en el Atahualpa

    El equipo amarillo consigue su segundo título de la década.  Los artilleros Manuel Uquillas (24 goles) y Carlos Alfaro Moreno (12) son decisivos en la ofensiva. De Emelec llegan como refuerzos los volantes argentinos Marcelo Pepo Morales, que tiene una temporada espectacular,  y Marcelo Benítez. El rosarino Salvador Capitano sustituye a Dussan Draskovic y es el técnico que lleva a Barcelona al título. La corona se define en dos partidos frente al joven pero sorprendente equipo de la Espoli, que pierde los dos encuentros (2-0 el 19 de diciembre de 1995, en el estadio Monumental, y 1-0, el 22 de diciembre, en la capital).

    Ver más
  • 1996

    El Nacional obtiene su título número once

    El equipo quiteño, dirigido por el brasileño Paulo Massa, derrota a Emelec en dos finales. En Guayaquil, El Nacional sorprende 2-1 a los eléctricos, con tantos de Agustín Delgado y José Guerrero, el 15 de diciembre de 1996. La fiesta militar estalla en el Olímpico Atahualpa, una semana después. La vuelta olímpica se produce luego del triunfo 2-0, gracias a goles de Owaldo de la Cruz y Cléver Chalá. Se rubrica una campaña en la que El Tin Delgado es el principal goleador criollo con 19 anotaciones.

    Ver más
  • 1997

    Barcelona logra una remontada épica que le vale un campeonato

    Parecía acabado, derrotado, pero sacó a relucir lo que lo ha hecho ídolo. Barcelona perdía 2-0 en Quito un partido clave en la liguilla frente a El Nacional y le dio vuelta (3-2) de la mano de un Marco Antonio Etcheverry endiablado y un Agustín Delgado demoledor. Aquel triunfo significa una inyección de esperanza  para intentar una hazaña: ganar en el juego final, en el Monumental, al Deportivo Quito por un marcador de más de dos goles. La misión se cumple el 5 de enero de 1998 y la memorable victoria 3-0 le da un título. Al equipo, que transfirió durante la temporada a Carlos Alfaro Moreno a México, lo dirigió el exvolante amarillo Rubén Darío Insúa.

    Ver más
  • 1998

    Liga de Quito baila en una final histórica

    Es el primer campeonato en su imponente estadio, llamado Casa Blanca.  Liga de Quito, dirigida por el brasileño Paulo Massa, espera 8 años para poder alzar nuevamente el trofeo de campeón y esta vez lo hace en una final inédita por la diferencia en el marcador. Luego de caer en Guayaquil en el partido de ida ante Emelec 1-0, recibe al cuadro azul y lo castiga con un lapidario e histórico 7-0.  Ulises de la Cruz (3 goles), Eduardo Hurtado (2),  Álex Escobar y Augusto Poroso (en contra) anotaron el 27 de diciembre de 1998 para los albos. Es una temporada que marca el rompimiento de un récord legendario: superar los 36 goles de Ángel Luis Liciardi. Lo consigue Jaime Iván Kaviedes, de Emelec, que hace 43 tantos.

    Ver más
  • 1999

    Liga de Quito obtiene su segundo bicampeonato

    El cuadro universitario mantiene un elevado nivel de juego haciendo de la Casa Blanca su trinchera. Dirigidos por el chileno Manuel Pellegrini -que catapulta internacionalmente su carrera a niveles de élite a partir de esta etapa- los albos disputan finales de ida y vuelta contra El Nacional, resultando en ambas vencedores. El 12 de diciembre los universitarios vencen 1-0 y una semana después, en el estadio Olímpico Atahualpa se imponen 3-1 a lo militares con dos cañonazos de Eduardo Tanque Hurtado,  y un tanto del argentino  Ezequiel Maggiolo.

    Ver más
  • 2000

    Olmedo hace historia y rompe la hegemonía Guayaquil-Quito

    Es un campeonato histórico. Han tenido que pasar 43 años para que por primera vez un equipo de una ciudad distinta a Guayaquil o Quito sea campeón. Lo consigue el Olmedo, fundado en 1919, lo que lo hace el club más antiguo del Ecuador entre los que compite en la serie A. El argentino Julio Assad es el técnico que pasa a la leyenda del equipo riobambeño que tuvo entre sus figuras al arquero Jorge Corozo, al zaguero uruguayo Marcelo Fleitas y a los atacantes Óscar Pacheco y Christian Camello Gómez (goleador del equipo con 15 tantos).  Se corona dos fechas antes del fin de la liguila al igualar a 1 con Aucas, en Quito, con un tanto de Fleitas el 17 de diciembre del 2000. Otra situación entra a la historia este año: Liga de Quito, campeón vigente, por segunda vez en su historia desciende a la serie B siendo el monarca.

    Ver más
  • 2001

    Emelec obtiene un campeonato con ayuda ‘extraterrestre’

    Los llamaron “Los Extraterrestres”. Ese fue el apodo de un prometedor grupo de jóvenes nacidos en la cantera emelecista. Moisés Candelario, Carlos Hidalgo, Daniel Viteri, Luis Moreira,  entre otros, se mezclan con  futbolistas de mayor experiencia y producen una fórmula poderosa para obtener el campeonato del 2001. Carlos Alberto Juárez, el goleador argentino, se convierte en una pieza fundamental de este equipo ganador; él anota el tanto del título en el triunfo 1-0 sobre El Nacional, en el estadio Capwell el 23 de diciembre del 2001. A Emelec lo dirige el ecuatoriano Carlos Sevilla, que por primera vez logra dar una vuelta olímpica.

    Ver más
  • 2002

    Emelec es bicampeón luego de un final de infarto y un gol de antología

    El trofeo de campeón se lo habían llevado a Quito. Emelec, de los tres aspirantes (El Nacional y Barcelona era los otros dos), era el menos opcionado para ser campeón. Pero una tripleta de resultados al mismo tiempo, un gol electrizante en el último minuto y una espera agónica para que se acabe el duelo entre Liga de Quito y los amarillos (0-0 en la capital), hacen que al final el monarca salga del Capwell. Augusto Poroso se eleva en el área y de media chilena marca ese tanto de infarto, acrobático, para vencer 2-1 al Aucas el 22 de diciembre. Un maravilloso gol. Un gol de campeonato para los dirigidos por el argentino Rodolfo Domingo Motta.

    Ver más
  • 2003

    Liga de Quito retorna a la cima tras cuatro años

    El equipo albo vuelve a mostrar un fútbol contundente y la prueba es que marca 87 goles en la temporada. Franklin Salas, el Mago, explota como uno de los mejores futbolistas ecuatorianos en este año. A esta escuadra universitaria, que obtiene su séptima corona, la dirige el uruguayo Jorge Fossati.  Se coronan una fecha antes de la culminación de la liguilla al imponerse  2-1 a El Nacional en el estadio Casa Blanca, el 14 de diciembre del 2003. Patricio Urrutia y Néicer Reasco marcan los goles de Liga de Quito, que son el preámbulo de la vuelta olímpica.

    Ver más
  • 2004

    Deportivo Cuenca entra en el club de los campeones

    Julio Assad se vuelve un director técnico histórico para el fútbol ecuatoriano. Fue el que llevó al Olmedo a ser el primer equipo ajeno a Guayaquil y Quito en ser campeón, y ahora, en el 2004, repite la dosis: conduce al Deportivo Cuenca a una coronación inolvidable, con un equipo que basa su poderío en su esfuerzo colectivo. El arquero Javier Klimowicz, el atacante Carlos Ventarrón Quiñónez, y una notable pareja de zagueros centrales conformada por Raúl Noriega y Segundo Matamba son los futbolistas  más notable del victorioso Expreso Austral.  El miércoles 8 de diciembre, en el estadio Chillogallo, los morlacos viven su hora de mayor gloria. Vencen 3-2 al Aucas, con goles de Walter Mamita Calderón, Marcelo Velazco y David Valencia y se llevan el título nacional.

    Ver más
  • 2005

    Liga de Quito queda campeón del apertura en un año con dos monarcas

    2005 es una temporada atípica. Hay dos campeonatos: el Apertura y el Clausura. Liga de Quito gana el primer torneo, que tiene una modalidad distinta, con enfrentamientos ida y vuelta desde los cuartos de final hasta llegar a  la disputa de finales ida y vuelta. Los albos se imponen con claridad en el juego decisivo, el 24 de julio en el estadio Casa Blanca al golear 3-0 a Barcelona. Carlos Espínola, El Mago Fraklin Salas, y Néicer Reasco son autores de las anotaciones que le dan el octavo título a los universitarios, esta vez dirigidos por el peruano Juan Carlos Oblitas. Se produce un hecho histórico: Álex Aguinaga consigue su primer y único campeonato en Ecuador, tras su regreso al país luego de catorce campañas de gloria en México.

    Ver más
  • 2005

    El Nacional obtiene su corona número doce

    El torneo Clausura del 2005 tiene a su ganador: El Nacional, que vuelve a saborear un título luego de nueve años de sequía. Wellington Sánchez, José Gavica, Segundo Alejandro Castillo, Christian Benítez, David Quiroz, son figuras de un poderoso equipo militar, dirigido por un estratega experimentado y exitoso en el fútbol internacional: El uruguayo-paraguayo Éver Hugo Almeida.  El 21 de diciembre, en el estadio Olímpico Atahualpa, los militares vencen 2-0 a Barcelona, con doblete de Félix Canguro Borja para asegurar la docena de títulos ecuatorianos de los Puros Criollos.

    Ver más
  • 2006

    El Nacional repite título y logra su campeonato número 13

    La Máquina Roja vuelve a pasar por encima de sus rivales. El equipo militar tiene en su artillero Christian Benítez a su principal figura desequilibrante. Éver Hugo Almeida repite como director técnico triunfador en este equipo que disputa 46 partidos, gana 22, empata 15 y pierde en 9 oportunidades. Los militares se coronan el 17 de diciembre al empatar sin goles en Riobamba con Olmedo. Emelec, con su explosiva dupla ofensiva conformada por Marcos Mondaino (12 goles) y Luis Miguel Escalada (29), fue la sensación en la temporada, pero no pudo alcanzar a los Puros Criollos en el tramo final.

    Ver más
  • 2007

    Liga de Quito suma su novena corona en el inicio de la era Bauza

    Un director técnico rosarino, Edgardo Bauza, se hace cargo de Liga de Quito. Es el inicio de una era legendaria, marcada por títulos inimaginables en la historia del fútbol ecuatoriano. El 2007, Liga se corona campeón en una campaña con alto poder ofensivo: sumó 77 goles en 46 encuentros. La corona se la colocaron el 5 de diciembre del 2007 al someter 2-0 a El Nacional en el estadio Casa Blanca. Luis Bolaños y Patricio Urrutia, de tiro penal, marcaron los goles azucenas.

    Ver más
  • 2008

    Deportivo Quito retorna a la gloria 40 años después

    Ha sido una espera larga. Dolorosa. Dos generaciones de hinchas que jamás han visto campeón a su equipo, al fin pueden vibrar con un título. Luis Fernando Saritama retorna al club de sus amores y es el símbolo de un Deportivo Quito campeón, cuyo técnico es el ecuatoriano Carlos Sevilla, un viejo conocido de la casa.

    Ver más
  • 2009

    Deportivo Quito es por primera vez bicampeón

    El campeonato cambia de modalidad y luego de cuatro años vuelve a contemplar finales de ida y vuelta. El Deportivo Quito, dirigido por el argentino Rubén Darío Insúa, se corona campeón en finales contra el Deportivo Cuenca.

    Ver más
  • 2010

    Liga de Quito celebra su décima corona

    El director técnico argentino Edgardo Bauza vuelve a la Liga a la que hizo campeón de la Libertadores en el 2008. Y retorna para sacarlo otra vez triunfador. En unas finales durísimas contra Emelec, Liga ratifica su buen momento y vence por goles anotados.

    Ver más
  • 2011

    Deportivo Quito logra su quinto título, esta vez con batuta argentina

    Un director técnico experimentado y ganador llega a la Plaza del Teatro: el argentino Carlos Ischia, de linajudo palmarés en su país, le da solidez y contundencia a un equipo que fue armado con piezas fogueadas que ya no tenían cabida en otros equipos. Luego de 23 años se vuelve a topar en una final con Emelec, y esta vez sale ganador.

    Ver más
  • 2012

    Barcelona logra su título 14 luego de 14 temporadas de espera

    Una locura se apodera de Ecuador. El fenómeno Barcelona, que había estado en silencio, contenido, explota en toda su magnitud. Ríos de personas inundan las calles de todo el país para festejar la corona número de 14. Es el fin a 14  años de espera. El archivo de las angustias que los llevó a estar a segundos del descenso. Es el adiós al recuerdo de más de una docena de técnicos y sus fracasos. La hinchada de Barcelona Sporting Club  vuelve a la gloria el 28 de noviembre del 2012  en que su equipo se convierte en el más laureado del Ecuador, con 14 coronas.

    Conozca cómo fue la exitosa campaña de los canarios, de la mano del técnico argentino Gustavo Costas, y quiénes fueron los jugadores emblemáticos, en nuestro especial de Barcelona Campéon 2012.

    Ver más
  • 2013

    Emelec acaba con la mayor sequía de su historia y es campeón 2013

    A los emelecistas les dolió mucho una palabra fuerte, que genera muchas imágenes en la cabeza: casi. El “casi” campeón fue una figura repetida en varios de los 11 años de sequía, donde tras varias finales y varias liguillas excelentes, no se pudo gritar campeón. El 2013 fue todo lo contrario. Emelec lo ganó de principio a fin y no tuvo necesidad de disputar finales. El empate en el penúltimo partido, frente al Manta, en Portoviejo, fue el momento del desahogo. Una hinchada fiel, pegada a su club año a año, al fin pudo gritar ¡campeones!

     

    Ver más

La evolución de los accesorios deportivos

Los botines, de las manos artesanas a la producción industrial

Botines elaborados en el taller del guayaquileño Humberto Espinel Albán (+), entre 1952 y 1960. En las ciudades de Quito y Ambato también se elaboran zapatos deportivos, pero combinando el cuero natural con el sintético.
 
Desde finales de 1950 los campeonatos mundiales y continentales junto con sus jugadores estrella son las vitrinas en las que grandes marcas deportivas promocionan nuevas tecnologías en la elaboración de botines.
 

Las camisetas, de las telas pesadas a las sintéticas

A los primeros equipos ecuatorianos les fue útil un solo y sencillo uniforme, con alguna característica visual para poder diferenciarse de sus adversarios y fabricado con tela resistente. En contraste con las vestimentas actuales de microfibras sintéticas, multicolores, más cómodas y ligeras.

  • Emelec

    Diseño utilizado por primera vez en 1948, año en que fue el primer equipo ecuatoriano en jugar un torneo oficial, la Copa de Campeones, en Chile. El abotonado se lo usó hasta 1962 y la franja, con variantes, se la usa hasta ahora.
  • Barcelona

    En 1925, año de su fundación, adoptó una camisa oscura y pantaloneta clara, según fotos de la época. En la década de 1950 los colores amarillo y negro ya caracterizaban al Barcelona S.C. y de allí en adelante lo mantuvo con ligeras variantes.
  • Deportivo Quito

    El equipo, que nació con el nombre de Argentina, pasó de un uniforme celeste y blanco en 1940 a los colores que actualmente lo definen, el rojo y azul, desde 1955.
  • Aucas

    Los tonos amarillo y rojo acompañan al Aucas desde 1945, año de su fundación en Quito. Esos colores son similares a los de la multinacional Shell establecida por esos años en la capital, en la que trabajaban algunos de los futuros integrantes y fundadores del equipo.

El balón, de la aguja e hilo a la elaboración en laboratorio

Cuero curtido

1850-1950

Un modelo similar fue usado por clubes amateur, profesionales y entusiastas ecuatorianos del fútbol a inicios del año 1900 hasta finales de 1960.

Paneles Geométricos

Finales de 1950 a 1970

Se oficializó en el mundial de México de 1970 con el modelo Telstar (Television Star). En el montaje fotográfico, balón de cuero natural elaborado por el artesano tungurahuense Ángel Soria Álvarez a mediados de 1960.

Nuevos materiales

2002 hasta la actualidad

El modelo Tango 12, balón oficial de la Eurocopa 2012, resume el uso de modernas características. Le preceden el balón Fevernova (2002), Teamgeist (2006) y Jabulani (2010).


Vejiga de pitón (o bleris)

Conocida así por el extremo sobresaliente que se amarraba con piola una vez inflada la vejiga. Al final, el último polígono de cuero se colocaba encima, por lo que había que descoserlo nuevamente si se requería reinflar el balón.

Tapa y pasador

De cuero curtido grueso. Unía todos los paneles en un solo conjunto y aseguraba la retención del aire. Eran comunes las marcas que en la frente de los que la cabeceaban dejaba esa parte del balón.

Cubierta

Piel de res curtida (cuero tratado con minerales que lo resecan y le dan resistencia) y de textura lisa.

Paneles

También llamados gajos. Se usó a manera de paneles cosidos entre sí, pero con una esfericidad limitada. La absorción de humedad la volvía pesada y errática en la cancha.

Recubrimiento de cuero

De caucho o de cuero más fino

Vejiga

De caucho. Se inflaba con una sencilla bomba de pie y se amarraba o se cosía para retener el aire. Debido al uso podía reventarse o deformar el balón por escape de aire.

Cubierta

32 polígonos de cuero natural (12 pentágonos y 20 hexágonos) unidos por dentro con un fuerte cosido manual. El diseño bicolor se aplicó en 1970  para dar mayor visibilidad en las pantallas de televisión y en la cancha.

Microtextura

Según sus fabricantes, otorga un mejor contacto con el botín y por lo tanto mayor control de la pelota por el jugador. En el 2002, el modelo Fevernova de Adidas introdujo por primera vez una textura sintética en el exterior de un balón.

Paneles

Hoy en día se combinan diseños de paneles sintéticos microtexturados, basados en triángulos o círculos y que son calentados a temperaturas controladas (técnica conocida como termomodelado) para unirlos entre sí y formar la capa externa del balón.

Capa externa
De tejido microscópico, que resiste al frío o al calor sin perder su circunferencia (69,5 cm) o peso (432 gramos).
La vejiga, que encierra el aire, es de resina sintética creada para no deformarse y soportar el aire por mayor tiempo

Comentarios