Sin ataduras: Amigos con derechos

amigos 3

No están solos pero tampoco en una relación de enamorados o novios. Van al cine, algunos se confían sus problemas, no todos se toman de la mano, se besan y en una u otra ocasión tienen sexo, son los amigos con derechos o con derecho a roce.

Isabel, de 19 años, se siente cómoda en esta relación que comparte con Daniel, de 25 años, porque no hay ataduras. Le molesta que se las juzgue como superficiales y en las que se solo se busca contacto físico. “Es más que eso. Hay personas que dicen: ‘No, mejor estoy en una relación de amigos con derechos’, porque han tenido una mala experiencia. Entonces se escudan en una relación así para no involucrarse sentimentalmente”.

Zara no piensa igual. A sus 35 años aconseja no involucrarse de esta forma, menos con un amigo pues se podría estropear la amistad.

Después de su divorcio se reencontró con sus amigos de la adolescencia. En una reunión retomó la amistad que tenía con Pedro, de 37 años.

Al principio él tenía muchas atenciones con ella, iban al cine, salían juntos y también intimaban. Al poco tiempo Zara descubrió que se había enamorado de Pedro, algo que ella sabía que podía suceder y que no le iba a gustar a su compañero.

Poco a poco ambos fueron alejándose pero fue Zara quien decidió terminar la relación. A los veinte días de formalizar una nueva relación Pedro llamó a Zara para “despedirse” y le dedicó la canción El último polvo del grupo Caramelos de cianuro. Ella decidió no volver.

Mateo y Camila, de 18 años, se conocen desde hace año y medio. Ambos están felices de compartir momentos juntos. Su relación comenzó con una amistad pero con el tiempo se volvió intensa hasta que surgió la atracción y se convirtieron en algo más.

No hubo una proposición entre ambos para ser amigos con derechos simplemente surgió. Tuvieron un breve distanciamiento por un viaje de Mateo al exterior pero cuando regresó la relación se volvió más fuerte. “Mantenemos una relación sólida, llena de cariño, confianza y respeto”.

Los dos al igual que Isabel prefieren mantenerse así porque no existen las ataduras y el compromiso que son las que provocan los celos.

Ese temor al compromiso fue la razón por la que María y José al principio decidieron ser amigos con derechos para después enamorarse. Hoy están casados y tienen mellizos de cuatro años.

¿Somos amigos con derechos?

Amor mutante…Amigos con derecho y sin derecho de tenerte siempre y siempre tengo que esperar paciente el pedazo que me toca de ti, esta es una de las frases de la canción Labios compartidos de la agrupación mexicana Maná, pero ¿es este en realidad el significado de lo que es un amigo con derechos? ¿Hay una definición?

Para Cecilia Chávez, terapeuta de Parejas y orientadora familiar, no hay una definición exacta de lo que es ser amigos con derechos. Lo que sí está claro es que no es una relación formal. “Es más bien una relación informal que se suele dar como una especie de convenio entre dos amigos”.

¿Qué se busca? Según la especialista tener derecho a roce, así se los conoce en países como España. Es una relación sin compromisos que se basa en cierto afecto, que es de amigos. Por ejemplo la mujer no se siente mal al enfrentarse a una persona extraña, que no conoce sino que es alguien por quien siente cierto cariño, pasar al siguiente nivel no se le hace tan difícil, hay la confianza de que no se va a jugar sucio.

Isabel lo ve así. En su caso es como si fueran novios. Salen, se llaman, comparten palabras bonitas, al igual que en una relación normal. Lo que más ayuda, en el caso de Isabel, es que no hay que estar pendiente por lo que piensa o dice el enamorado o novio, pues al ser solo tu amigo “tienes algo más de confianza para hablar de cosas que no podrías con tu novio”.

Chávez cree que estas relaciones se dan más en los jóvenes. En la actualidad no se hace tanto el juicio al nivel de inmoralidad sino que se lo ve como parte de un proceso de transición, el paso previo para ser enamorados.

¿Qué pasa cuando uno de los dos se enamora?

Los celos de una mujer son difíciles de manejar; en especial cuando no hay una relación, un amarre, un compromiso específico ¿Qué sucede en el caso de los hombres? Isabel piensa que ellos se sienten libres, llevan las cosas a la ligera; en cambio una mujer suele ser más fiel en ese aspecto.

En su caso solo se enfoca en una persona porque acordó con su compañero un “pacto de fidelidad” pero a veces tanto hombres como mujeres salen con una y otra persona en una relación de amigos con derechos.

La terapeuta Cecilia Chávez comenta que hay chicos y chicas que cuando están en una relación de enamorados no buscan a nadie más pero si están solos buscan al amigo o amiga que se convierte en la “llanta de emergencia”.

Mantener este trato no conlleva a problemas si solo son amigos, la confusión puede surgir cuando esa se persona se compromete y uno de los dos se enamora. A veces se convierte en una relación de amistad con algo más y se comienza a sentir celos, a acosar al amigo, a sentirse desplazado, inclusive cuando el amigo o amiga se ha casado.

Además también hay el caso de mantenerse solo en el nivel de ser amigos con derechos y no dar el siguiente paso o peor aún pasar de ser el novio o enamorado al amigo con derechos, lo que significa que la relación bajó de nivel en lugar de avanzar.