La bicicleta se apodera de las calles de Guayaquil

Son las 06:00 del miércoles 29 de mayo y por los alrededores de la gasolinera Mobil de la vía Guayaquil-Progreso, ubicada diagonal a la ciudadela Puerto Azul, un inusitado movimiento vehicular se empieza a dar a esa hora.

Arriba al lugar gente en sus vehículos particulares, pero llevando lo que será su ejercicio matinal antes de las actividades laborales: la bicicleta.

Llegan desde el norte de Guayaquil o desde la vía a Samborondón convocados por Arturo Stacey, del grupo Hotbike, para hacer ciclismo de ruta en el Cerro Azul.

Gina Galeano, Mario Martínez, Fausto Venegas, Suri Serrano, María del Carmen Pescarolo y Alonso Gómez forman parte de los ciclistas que han llegado al lugar para realizar un recorrido en camino lastrado e irregular, en medio de una tupida vegetación, que apasiona a quienes hacen este tipo de ciclismo.

En media hora, ellos llegaron al punto que se conoce como 507 (5, 7 kilómetros). La bajada será en menos tiempo; algunos tienen prisa pues deben acudir a alistarse para el trabajo.

Ciclismo de ruta en Cerro Azul

Dos días después hay concentración de ciclistas, pero en un escenario diferente. Es viernes a las 19:30 y en los alrededores del CAMI de la 29 y Oriente están unos diez ciclistas para iniciar un recorrido por el sur y norte de Guayaquil.

Citados por Erick Espinoza, de la agrupación Bat-Cycles, llegan al lugar Rafael David Durán, Joseph Montenegro, José Peña Pilay, Robert Edgard Quirumbay, Luis Rizzo Acuña, Emilio Laiño Bajaña, entre otros, para recorrer la vía Portete, puente de la 17 hasta la PJ y continuar hacia la Ferroviaria.

Ambos grupos impulsan el ciclismo en Guayaquil. El primero como una forma de vida para estar en buena salud y el otro para promover el uso de la bicicleta como medio de transporte para contaminar menos la ciudad.

“Buscamos crear conciencia en la gente para que utilice la bicicleta”, refiere Espinoza, cuya agrupación Bat-Cycles cumplirá el 2 de julio un año de fundación.

Espinoza, por ejemplo, indica que usa su bicicleta para trasladarse desde el suburbio oeste, donde reside, hacia la fundación Niños con Futuro, atrás del hotel Hilton Colón, norte de Guayaquil. Él llega al lugar de trabajo en 25 minutos, pero cuando utiliza algún transporte como taxi o bus, llega al sitio en 45 minutos o una hora.

La agrupación se reúne los miércoles y viernes, a partir de las 19:30, y antes de sus recorridos reparten volantes por la 29 y Oriente para que más personas se integren al grupo y participen de las actividades que cumple Bat-Cycles. Ellos iniciaron con tres personas y ahora son 32 los miembros que los siguen en Facebook.

Bat-Cycles promueve ciclismo en Guayaquil

Arturo Stacey, de HotBike, incentiva el ciclismo para dejar a un lado el sedentarismo. Suelen convocarse entre semana y desde las 06:00. “Es un esfuerzo grande, pero esto de genera vitalidad y va uno con ganas para el trabajo”, dice Stacey.

Bicirrutas, ciclovías y construcción de escenarios para los amantes del ciclismo, ejecutadas por el Gobierno nacional, el Municipio de Guayaquil y la Federación Deportiva del Guayas, han motivado a más gente a adquirir bicicletas y salir a rodar, destaca Espinoza.

Si bien el uso de la bicicleta ha ganado terreno en Guayaquil, esta actividad fue popular hace más de un siglo en una ciudad donde actualmente predomina el gusto por el fútbol.

A finales del siglo XIX ya se mencionaba sobre la actividad ciclística en recortes de prensa de la época, según destaca el periodista deportivo e historiador Ricardo Vasconcellos Rosado en el libro inédito ‘Memorias del Guayaquil Deportivo’.

El 2 de agosto de 1898 diario El Telégrafo informaba sobre la reanudación de la actividad hípica en el hipódromo del sur (lo que ahora corresponde al Barrio Centenario y coliseo Huancavilca) y también sobre las carreras de bicicletas, lo que concitó el interés ciudadano.

Ricardo Vasconcellos Rosado destaca en su investigación que las primeras bicicletas marca Dayton llegaron a través del Bazar Americano de R. B. Jones.

En el mismo hipódromo había una pista especial de carrera que, según Eleodoro Rites, fundador de la Empresa del Sport, tenía forma de los velódromos de Norteamérica.

“La juventud porteña, atraída por la novedad de esta rama deportiva, acudió presurosa a inscribirse” en esta carrera. El 19 de agosto de ese año los diarios porteños de esa época invitaron a la ciudadanía a realizar las primeras prácticas en la mañana y en la tarde.

En los primeros años del siglo XX el ciclismo consiguió ubicarse como el deporte más popular de Guayaquil, reseña el libro Memorias del Guayaquil Deportivo.

Cien años después, el ciclismo en Guayaquil despega luego de varias campañas que aficionados a este deporte y actividad realizaron años atrás como Luis Sánchez, de Ecuador Aventura.

Sánchez fue uno de los que promovió la creación de bicirrutas que tuvo acogida posterior por parte del Municipio de Guayaquil. Los domingos, y cada quince días, algunas vías del centro de la ciudad se cierran para que los deportistas salgan en familia.

No obstante, reconoce que faltan campañas para que el conductor respete al ciclista. “Aún hay gente que tiene temor en salir en bicicleta por miedo a ser atropellada”.

Añade también que el ciclista debe conocer las leyes de tránsito para no obstaculizar a los peatones. Sánchez indica que si bien hay bicirrutas, anhela que en la ciudad haya caminos destinados para que el ciclista pueda hacer uso del mismo todos los días cuando se dirija a su casa o trabajo.

En la vía Terminal Terrestre-Pascuales, en la avenida Rodríguez Bonín y en la calle malecón Simón Bolívar hay rutas para las bicicletas y el Gobierno Nacional planifica la ejecución de otra que irá de Guayaquil hasta Santa Elena, para motivar el turismo.

Herramientas para un recorrido largo

El ciclismo es un deporte que ayuda a la buena salud, pero los médicos recomiendan cuidados y chequeos antes de tomar esta actividad como deporte profesional o de recorrer largas distancias.

Manuel Vivanco, especialista deportivo de Alto rendimiento, señala que hay riesgos cuando uno excede las capacidades físicas. “Debe acudir a un profesional, en este caso, un cardiólogo deportivo, para que le den un diagnóstico”.

A quienes van a realizar ciclismo durante horas, Vivanco recomienda lo siguiente: hacer un plan de estiramiento, preparar la mente acompañado con técnicas de respiración por cuanto la persona entra en actividad física y necesita de 10 a 15 litros de sangre por minuto en el cerebro. “Uno necesita actuar, programar y decidir acciones”, refiere.

Agrega que el riesgo de no hacer calentamiento en cualquier actividad física está en que la persona sufra en lo posterior alguna molestia muscular o desgarro.

La indumentaria también es principal para quienes realizan ciclismo como deporte. Ricardo Cedeño, de LostBikers, recomienda como principal usar el casco, incluso para quienes se trasladan a sus trabajos.

“Si no usa el casco y sufre alguna caída, el golpe en la cabeza puede ser mortal”, recalca.