Apasionados por los cómics y figuras de acción

En un cuarto de su vivienda ubicada en el norte de Guayaquil, Marco Vite muestra orgulloso una colección que inició hace veinte años: figuras de acción de los personajes de las editoriales Marvel y DC.

En cuatro modulares de dos metros de alto por un metro de ancho, debidamente segmentados, y protegidos con puertas de vidrio, guarda los personajes que en su infancia conoció a través de las historietas: Batman, Superman, Mujer Maravilla, Linterna Verde, Spiderman, Capitán América, Hulk, X-men, entre los más conocidos.

No faltan los villanos que se enfrentan a los superhéroes para poder dominar el planeta: Guasón, Pingüino, Lex Luthor, Duende Verde, Venom, entre otros.

Marco Vite tiene una colección de cerca de mil muñecos de superhéroes

Marco Vite con una parte de su colección de figuras de acción.

 

Vite, un ingeniero civil de 50 años, se considera un apasionado a los comics desde niño, cuando recibió un Hombre Elástico de regalo. Algunos de los juguetes que le obsequiaron los conservó, pero su gusto por coleccionar le llegó ya adulto como un hobby y como una forma de aliviar las tensiones de su trabajo.

Posee, según afirma, unos 600 muñecos, algunos repetidos en cuanto al personaje, pero diferenciados por el detalle de los rostros, articulaciones, y tamaños: tiene -por ejemplo- Batman desde 6 cm de alto -hecho de plomo- hasta de 15 y 30 cm, algunos de plástico o de vinil.

La pasión de Vite también es compartida por Daniel Molestina, de 35 años, quien tiene en su departamento un cuarto exclusivo para sus figuras de colección. Esa afición la tiene desde hace más de quince años.

A diferencia de Vite, Molestina no solo tiene historietas y figuras de la editorial Marvel y DC; también posee una colección de los personajes de los Masters of the Universe, que la compañía Mattel sacó en 1983 y que en los últimos diez años se han vendido en algunas versiones.

En menor número los personajes de Stars Wars, así como esculturas de algunos personajes de series y películas como los Cazafantasmas, cuyo costo puede superar los cien dólares, dependiendo del acabado y detalle.

Molestina se considera también un fanático y ha estado en algunos Comic con de Estados Unidos (evento que reúne a dibujantes, escritores, guionistas, cineastas y actores de los personajes del cómic) donde ha podido compartir, tomarse fotos y pedir firmas de escritores y dibujantes de algunas historietas.

Los certificados de autenticidad aumentan el valor de los objetos coleccionables

Daniel Molestina con una historieta certificada con la firma del escritor Stan Lee.

 

El director municipal de Promoción Cívica e historiador Melvin Hoyos se identifica con la gente por coleccionar historietas y figuras. “Tengo unos 28 mil cómics (historietas), que puede ser una de las grandes colecciones en Latinoamérica”, refiere.

Hoyos, de 57 años, cuenta que fue gracias a las historietas que aprendió a leer cuando su padre le llevaba revistas, la mayoría procedente de la editoral mexicana Novaro, que desapareció en 1985 luego del terremoto que afectó a México.

“La gente de mi generación disfrutaba de las historias como de Mickey Mouse, Pato Donald, Porky, Superman, así como Vidas ilustres, Joyas de la mitología, que llegaban a librería Selecciones y se distribuía en bazares y tiendas”, cuenta.

“Habían puestos en los que le alquilaban revistas por una cantidad de sucres, uno cogía la historieta, la leía y luego la devolvía; con la llegada de los betamax, vhs, estos puestos empezaron a cerrar”, indica.

“En mi generación no habían las figuras de acción que hoy existen, eran las revistas y esa pasión por la lectura algunos se las inculcaron a sus hijos; luego llegaron las películas que ya traían no solo la historieta sino la figura, como Stars Wars, lo que fue un complemento para el cómic”, dice.

En la década de 1980 aparecieron almacenes que vendían exclusivamente juguetes de algunas películas y series como Fimco, Salón del Juguete, Antón Hermanos, donde los niños de esa época podían adquirirlos.

Hoyos cree que ese gusto por coleccionar tuvo su origen a medidados de los 90 del siglo pasado con la aparición de tiendas especializadas en la venta de cómics y a la vez figuras de acción y señala que una de estas fue Toys and comics.

“Hubo padres que conservaban sus historietas y otros chicos que tenían figuras, cuando se abrió esta tienda coincidimos aficionados por los cómics y otros por los de acción, esto hizo que el local tenga bastante concurrencia y dio inicio a todo un mercado sobre el cómic”, manifiesta.

Ese interés por coleccionar, compartir, intercambiar figuras, cómics, despertó la idea de crear el primer Comic Club en Guayaquil, refiere su presidente Alfredo García Baquerizo.

El Comic Club se creó en septiembre del 2003 y desde ese año se han realizado anualmente algunas convenciones que reúne a fanáticos de las series y personajes, escritores, dibujantes, guionistas locales y del Ecuador, quienes dan a conocer su trabajo.

García Baquerizo indica que al ver el interés de los aficionados por leer historietas se conversó con el Municipio de Guayaquil para crear un espacio y desde entonces funciona una Comicteca en la Biblioteca que posee más de cinco mil tomos y revistas.

“Es la sala más visitada de las otras”, manifiesta Hoyos, quien indica que un promedio de sesenta personas de todas las edades, al día, acuden a leer algún cómic.

El gusto por los cómics ha permitido que jóvenes decidan elaborar historietas; actualmente apoya el proyecto Memorias Guayaquileñas que recrean la historia de la ciudad a través de dibujos.

Uno de los que acude a la Comicteca es David Cantos, quien labora en el área de Correos del Ecuador ubicado en el centro de Guayaquil, y que luego de su jornada laboral acude una o dos veces por semana a la Comicteca a leer historietas, especialmente las de Linterna Verde, su personaje favorito.

Ricardo Moreira es fanático de las historias de ciencia ficción; se identifica con los dibujos de Frank Miller.

Ricardo Moreira con un libro de dibujos de Frank Miller, uno de sus autores favoritos. Él acude a la Comic-teca de la Biblioteca Municipal de Guayaquil.

 

Cantos, de 44 años, refiere que lo hace como una forma de “sacarme el estrés” que le genera en el trabajo; él labora en el área de Publicidad.

Otro de los concurrentes a la Comicteca es Ricardo Moreira, quien es dibujante y busca libros y obras referentes a Frank Miller, para conocer más sobre sus trazos.

Gustavo Ruilova, quien también integra el Comic Club, destaca la importancia de las historietas porque incentivan la lectura desde pequeño; y agrega que en su caso, tiene una vasta colección.

Agrega que gracias a estas historietas aprendió a leer en español e inglés cuando le tocaba leerlas en ese idioma. Añade que algunas colecciones le ayudaron en su momento a salir de crisis económicas porque hay quienes gustan de tener los ejemplares  clásicos que pueden costar centenares de dólares.

NO SON PARA NIÑOS

Melvin Hoyos señala que las figuras que se comercializan en tiendas son específicamente para colección, aclarando aquel concepto “de que quien tiene un juguete es un poco niño aún”.

“Esas figuras son tan perfectas que incluso los coleccionistas ya ni siquiera lo ven como juguete sino como esculturas articuladas”, dice.

Y refiere que ese nivel de excelencia en la figura de acción, y el costo, ya no lo permite ver como juguete. “Hay figuras con muchas articulaciones que pueden costar 400 dólares. Usted ve unas de Rambo o de Arnold Schwarzenegger que solo les falta hablar, que son idénticas al personaje”, puntualiza.

 

Algunos sitios web o redes sociales locales e internacionales sobre cómics

 

http://www.redilustradoresecuador.com/blog/arqueologa-del-comic-ecuatoriano

 

http://www.lesparragusanada.ec/

 

http://marvel.com/comics

 

–  http://www.dccomics.com/

 

http://spawn.com/

 

http://www.hottoys.com.hk/

 

http://www.comic-con.org/

 

– Heman.org  (http://www.he-man.org/collecting/toycollection.php?id=1)

 

–  Mazinger (http://coleccionables.mercadolibre.com.ec/mazinger-z)

 

http://www.disneylatino.com/es/home-la/index.jsp

 

http://necaonline.com/