Vivir sin centros geriátricos

Una cama de madera en un pequeño cuarto de su casa es el reducido mundo al que Teresa Mosquera Vicuña, de 93 años, se ha visto postrada luego de que la caída de una escalera, hace poco más de un mes, le provocara tal temor que se negó a volver a caminar.

Créditos

  • Texto: Carlos Torres Chang
  • Fotos: Eduardo Adams, Juana Von Buchwald
  • Video: Eduardo Adams

Galería

Vivir sin centros geriátricos

Una cama de madera en un pequeño cuarto de su casa es el reducido mundo al que Teresa Mosquera Vicuña, de 93 años, usa ahora como refugio luego de que la caída por una escalera, hace poco más de un mes, le provocara tal temor que se niega a volver a caminar.

María Luisa Hurtado (d) y Juanita León Vera, dos de las asiduas participantes de las actividades del Centro Gerontológico Dr. Arsenio De la Torre Marcillo.

¡Qué lindos, me vienen a ver! exclama al notar que recibe visitas, al tiempo que sonríe y extiende su mano para saludar con un fuerte apretón que evidencia toda la energía que aún mantiene.

El intenso calor de la tarde guayaquileña es combatido por un ventilador ubicado en una esquina sobre el piso de madera. Mientras, Teresa recatadamente se cubre con una sábana.

En una esquina del dormitorio un improvisado altar muestra su devoción por la Virgen María, con cuadros y efigies entre los que destaca una imagen de la Dolorosa. Una silla de ruedas prestada, un bastón donado por la fundación Manuela Espejo y un andador, completan el entorno.

Junto a Teresa su nieto Fabricio Espinoza, quien la cuida desde hace ocho años, explica que pese a su edad y aun después de su accidente, ella era una mujer activa que caminaba, visitaba a los vecinos e iba a la iglesia sin problemas. Pero de improviso, desde hace aproximadamente un mes y medio, y pese a que un médico particular que la atiende señaló que no existía impedimento físico para movilizarse, no se ha levantado de su cama, al parecer por miedo a volver a caer.

Esto ha complicado más la situación de su nieto y de la esposa de este, Miriam Murillo, quien se dedica al comercio informal, pues cualquier espacio libre en sus horarios de trabajo debe ser dedicado al cuidado de su abuela.

Por ello, desde que decidió cuidarla, Fabricio buscó en vano un lugar en el cual su abuela pudiera permanecer, durante el día, realizando actividades o compartiendo con otras personas de su edad, para él retomar su cuidado en la noche al salir de su trabajo.

“En ese entonces recién se inauguraba un centro gerontológico municipal, pero me dijeron que allí, por su avanzada edad no podían recibirla, pese a que ella se manejaba por sí sola”, se queja.

Ahora, la necesidad también lo obliga a buscar un lugar en el que le puedan dar a su abuela atención médica especializada, rehabilitación y sobre todo compañía o que puedan cuidarla unos días porque “hace mucho tiempo que mi esposa y yo no tenemos vacaciones ni podemos salir juntos”, señala.

Pero Fabricio quiere seguir cuidándola, por lo que rechaza la idea de dejarla en un hogar definitivo. “No tiene a nadie. Sus hijos, entre ellos mi padre, murieron. Ella estuvo siempre para mí, incluso me ayudó a encontrar mi actual empleo. Le debo todo y no puedo dejarla abandonada”, afirma con seguridad, señalando que incluso desechó la oportunidad de viajar a España para no alejarse de ella.

Teresa trabajó durante toda su vida como comerciante de flores. Con su esfuerzo construyó dos casas en el sector de Mapasingue, una en la que actualmente vive y otra que alquila, ingresos que permiten cubrir su atención médica.

“Ella tiene la suerte de que sus familiares, además de amor tienen posibilidades económicas, pero aún así necesitan ayuda. Yo le hago compañía y le ayudo a alimentarse, pero no puedo darle atención especializada porque no estoy capacitada”, sostiene Ana Miguitama, voluntaria de una iglesia del sector, quien la visita un día a la semana, al igual que a otras personas mayores a las que ayuda en el tiempo que el cuidado de su propia madre le deja libre.

“Hay centros privados, pero cuestan demasiado dinero, por ello es necesario que existan lugares de atención para adultos mayores del municipio o del estado porque necesitan rehabilitación física, monitoreo médico y especialmente la compañía de otras personas de su misma edad pues la soledad es su peor enemigo”, señala.

Lamentablemente, “en Guayaquil y en Ecuador tenemos centros gerontológicos como hospicios, centros diurnos y Universidad de la Tercera Edad, pero no tenemos ni casas protegidas ni hogares de tránsito”, resalta Aldo Guevara D’Aniello, médico especializado en Geriatría y Gerontología, en Italia.

La Gerontología le da la oportunidad a la sociedad de mantener a su adulto mayor en comunidad, señala Guevara.

“En los hogares de tránsito, si yo trabajo en el día y no puedo atender sus necesidades especiales, lo reciben, y además lo pueden mantener días o semanas para que quienes los cuidan puedan salir de vacaciones y luego recogerlos”, afirma el experto.

“Nos han rebajado las horas de actividad dirigidas porque necesitan que los instructores atiendan a los nuevos que han venido”

Sin embargo, esta clase de centros de atención, que son los que necesitaría Teresa, no existen en Guayaquil, así como tampoco las casas protegidas que en Europa y Estados Unidos son diferentes al hospicio, pues son condominios con una administración y donde exclusivamente vive gente mayor.

En este grupo también están los centros diurnos que son como guarderías donde los adultos mayores van y realizan actividades propias de su edad.

Un ejemplo es el ‘Dr. Arsenio de la Torre Marcillo’, del Municipio de Guayaquil y administrado por la Universidad Católica.

“Antes no teníamos a dónde ir, nos quedábamos en la casa encerradas sin saber qué hacer. Nos aburríamos”, señala Olga Vera viuda de Coloma, quien entre risas en la sala principal del recinto, juega una partida de bingo con varias personas de su edad, la cual se niega a revelar,  mientras decenas de otros adultos mayores se encuentran en diferentes dependencias, unos observando videos de música nacional y otros recibiendo clases de bailoterapia, dirigidos por sus instructores.

Sin embargo, hay una queja: “Nos han rebajado las horas de actividad dirigidas porque necesitan que los instructores atiendan a los nuevos que han venido”, advierte Juanita León Vera, otra de las participantes del juego de bingo, quien, no obstante, destaca que este centro ha transformado su vida.

Este es un espacio lúdico para adultos mayores, destinado a actividades de prevención de un envejecimiento rápido. Exclusivamente con atención ambulatoria porque son autovalentes”, afirma la directora del centro, Rosa Azúa Pincay.

Aquí, en diversos horarios, los adultos mayores pueden, previa inscripción, disfrutar de la compañía de otras personas de su edad así como realizar diversas actividades sociales y educativas, destaca.

Atendemos a 600 adultos mayores y a otros 600 en los 12 centros de apoyo ubicados en toda la ciudad, pero tenemos al menos entre 300 a 600 personas en espera, por lo que hemos debido optimizar recursos rebajando las horas de actividades dirigidas por instructores para quienes ya tienen varios años acudiendo al centro, y destinándolos a los recién llegados sin que la calidad desmejore”, justifica.

“Este centro es único en Guayaquil, no hay equivalente”, dice Zúa, quien destaca que “tal vez hay uno o dos de índole privada, pero que no cuentan con infraestructura adecuada” y que apenas cumplen con los requisitos mínimos.

Pero ante la gran cantidad de solicitudes de ingreso es necesario “tener al menos tres más: en el centro, el norte y el sur de Guayaquil”, afirma Guevara. “Son necesarios al menos dos más, uno al Norte, por la Alborada y otro al Sur, por el Guasmo, coincide Azúa.

Además de este centro municipal, en Guayaquil el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social y el Ministerio de Inclusión tienen lugares donde se reúnen los adultos mayores y realizan actividades, aunque con menor infraestructura e instructores, señalan. “La Junta de Beneficencia tiene planeado abrir uno en el hospicio Corazón de Jesús”, detalla Guevara.

Las Fuerzas Armadas tienen en Guayaquil el Hogar Esperanza 2, en la ciudadela Samanes 5, que también es un centro diurno pues los adultos mayores pueden pasar durante el día y sus familiares recogerlos al finalizar la jornada; y también funciona como albergue, a un determinado costo.

Además, el IESS informó a inicios de este año que construirá un Hospital del Día que tendrá un centro geriátrico con área de rehabilitación para el adulto mayor que incluye gimnasio, médico geriatra y dos terapistas: ocupacional y de lenguaje. Esto debido a que el 40% de los pacientes que acuden al Centro de Atención Ambulatoria 210, son adultos mayores.

 La población urbana y rural de Guayaquil es de 2’350.915 habitantes, de los cuales 136.577, es decir 5,8095%, son mayores de 65 años

En cuanto a las casas de reposo, hospicios o ancianatos, lugares donde la gente mayor va a vivir, Aldo Guevara señala que los principales son el Carlos Luis Plaza Dañín y el hospicio Corazón de Jesús, de la Junta de Beneficencia. Además, están el ya mencionado Esperanza 2 de las Fuerzas Armadas, el Hogar San José, de la Congregación de las Hermanas de los Ancianos Desamparados y otro de las hermanas de la Madre Teresa de Calcuta, en el Guasmo.

Sobre este último Aldo Guevara resalta que “está muy bien ubicado, por Las Esclusas, porque es un sector de gran necesidad. Ellas tienen muchas carencias porque recogen de las calles a decenas de pacientes que sufren de demencia senil y de los cuales ni siquiera se conocen sus nombres y apellidos”.

El asilo Plaza Dañín tiene al menos 15 solicitudes de ingreso por día y en el hospicio Corazón de Jesús el número es similar. A pesar de que ya hay unidades privadas de gente que ha invertido en esa área, muchos no tienen recursos.

“Este tipo de hogares permanente no me gusta porque creada la solución desaparece la familia. Los dejan y no vienen más”, dice Guevara, quien colabora en el asilo Plaza Dañín.

Otros tipos de centros gerontológicos en Guayaquil son los puntos de apoyo donde los adultos mayores se han organizado en comunidades, como el de la fundación Pro Senex, y las universidades para la tercera edad, como la de la Universidad Laica Vicente Rocafuerte.

Pero, además de la falta de centros gerontológicos, Guayaquil también carece de centros de atención médica especializada para personas de la tercera edad, los que entran en el campo denominado Geriatría, resalta Guevara.

Esta falta de centros geriátricos la sufre Mercedes Mosquera, hermana menor de Teresa, quien a sus 89 años yace recluida en su cama desde hace cuatro, cuando sufrió una fractura en su cadera y en el hospital señalaron que era imposible operarla porque su estado de salud no lo permitía.

Su vida transcurre en un cuarto sin puertas y en el que unas cortinas apenas cubren las ventanas  vacías. Sus tres hijos son informales y sus ingresos a duras penas alcanzan para sobrevivir. “Su pierna le duele porque la fractura nunca se curó”, afirma su hija, Olga Vicuña, quien resignada, solo atina a pedir un hogar donde su madre pueda descansar con los cuidados necesarios.

Mercedes desvaría y pide por favor “una casa para poder salir”. Su vida de carencia la expresa en una frase con la que recibe a sus escasas visitas: “¿Qué me trajo de regalo? Vacío no vale”.

Teresa y su hermana son solo una muestra de lo que muchos de los miles de adultos mayores sufren en Guayaquil y Ecuador por la falta de centros de atención para adultos mayores.

Según el último censo del INEC, la población urbana y rural de Guayaquil es de 2’350.915 habitantes, de los cuales 136.577, es decir 5,8095%, son mayores de 65 años, es decir son adultos mayores según la Constitución.

De esta cantidad, menos del 1% de la población está en hospicios y el resto en su casa bien o mal tratado, acogido por sus hijos y la mayoría con muchas carencias porque muy pocos de ellos tienen una buena pensión pues de los adultos mayores de Guayaquil apenas el 8% recibe pensión jubilar y el 92% no tiene ningún ingreso.

“La vejez no es enfermedad, pero sí es una etapa de la vida llena de pérdidas: mueren familiares, esposos; pierden el empleo, los amigos, el estatus y el rol social, por ello el adulto mayor necesita una serie de servicios y factores que la comunidad debe ofrecerle porque sigue siendo miembro de la comunidad”, indica Guevara .

Resalta que los “tres grandes monstruos que deberían tener un servicio de geriatría” en Guayaquil son la Junta de Beneficencia en el hospital Luis Vernaza; el Ministerio de Salud en el hospital Guayaquil o del suburbio; y el Seguro Social, en el hospital Teodoro Maldonado Carbo.

“Cualquiera de los tres debe comenzar, pero debe hacerlo ya”, sentencia el médico.

  • Fernando Segundo

    He escrito en varias oportunidad esta imperiosa necesidad que tienen las personas de edad avanzada y casi es nula la respuesta de parte del Estado,se prioriza egresos superfluos sin n ingùn beneficio a la sociedad,es hora de que se emprenda una campaña para hacer sentir que el País tiene una realidad que atender,se hacen estudios para determinado proyecto político pero ninguno encaminado a dotar a las ciudades principales de hospitales geriátricos,debemos de exigir que los nuevos postulantes a Presidente incluyan en su programa de Gobierno la creación,como política de estado éstos centros asistenciales.

  • Santiago

    La creacion de centros Geriatricos y centros para ninos con desordenes mentales deberian ser una prioridad para el nuevo gobierno. En Ecuador no existe un respeto humano para esta parte de la sociedad. No por falta de dinero, si no por ignorancia colectiva y falta de sentido de comunidad. En vez de dar dinero a la banca privada haciendo ricos a una o dos familias, el gobierno debe preocuparse por invertir en un bien social, y dejaremos de apacer ante el mundo como unos “salvajes mendijos”. No es nuevo para nadie, que en el barrio exista unos cuantos ancianos abandonados o ninos con descapacidades no muy graves que con ayuda a su debido tiempo se puede detener y no llegar al punto donde los padres por pobresa o no saber que hacer “amarran” a estos ninos. Si el gobierno quiere generar trabajo la creacion de estos centros lo van dar, y no necesita inventarce trabajos en las dependencias municipales para tener haciendo nada a sus partidarios, botando dinero al basura en un monto de bagos. Como dice el experto se debe actuar ya.

  • manuel vivar

    HOLA BUENAS TARDES VIVO EN ESPAÑA HE LEIDO CON MUCHA ATENCION ESTE ARTICULO Y MI IDEA ES QUE HABIENDO MUCHOS COLEGIOS CON MUCHO ESPACIOS POR QUE NO SE CREAN AULAS A DONDE NUESTRAS ABUELAS Y ABUELOS Y MAS PERSONAS PARTICULARES MAYORES PUEDAN ASISTIR COMO GUARDERIA Y POR TANTO TIENE QUE SER DE PERSONAS CALIFICADAS PARA CUIDAR SI LO QUE MAS NESECITAN ES CARIÑO AMOR NO SOLAMENTE LAS GRANDES INSTITUCIONES (JBG Y MAS ) PUEDEN HACERLOS A TODO ESTO LO PUEDE REEMPLAZAR LOS COMITES DE BARRIOS ORGANIZANDOSE SIEMPRE HAY FORMAS DE ARREGLAR TODO SI NO QUE SE LO VE DE OTRA MANERA EL LUCRO SI OTRA PERSONA CAPTARA LO QUE QUIERO DECIR Y EXPRESARLO MEJOR LE AGRADESCO MUCHO LO HAGA ESTE ES MI IDEA DE PENSAR EN ESTE ARTICULO QUE A BUENA HORA LO HE LEIDO

  • Gregoriorenteriav

    Nosotros como ciudadanos debemos exigir al Gobierno vele por los ancianos del pais, pues todos todas llegaremos a esa edad y educar a la gente a respetar al adulto mayor y los niños que son la población mas vulnerable.

  • Andres Hidalgo

    He leido este articulo y me ha interesado mucho pues yo estoy abriendo un centro gerontologico de recreacion y desarrollo continuo, que quisiera poner a disposicion de todas las personas,junto al mall del sol debido a la necesidad que existe hoy en dia con las personas de tercera edad, que no solo se sienten solos si no tambien muchas veces inservibles y hasta sienten que son una carga para los demas, y me parece que despues de todo lo que han hecho por sus hijos se merecen ser bien tratados, recibir los cuidados necesarios para tener una vejez alegre y de calidad en sus ultimos años de vida.

    Personas interesadas comunicarse al
    Andres Hidalgo
    6016801-6015112
    ahidalgo@ecoconsultingcorp.com

  • Emma Zapata

    Me pregunto, que hacen con toda esa infraestructura y dineros que incautan de los narcotraficantes? Con unas cuantas de esas incautaciones se podria implementar excelentes centros Gereatricos con todo lo necesario sin preocuparse de la falta de recursos economicos.

  • Miguel

    Lamentablemente en nuestro País la cultura de pensar en la vejez no existe, debemos pensar en ahorrar un minimo de dinero en un fondo de jubilación para que cuando ya no podamos trabajar no tener que depender de la familia sinó que con ese fondo poder ir a un centro jeriatrico decente donde pasar en compañía de otras personas y con especialistas que los puedan cuidar para que no sean una carga en su familia

  • Josè Bonifaz

    En Chile, existen casas de reposo que albergan a personas adultos mayores ( mayores de 65 años de edad); son entidades privadas que ofrecen este servicio bajo ciertos paràmetros entre otros: espacio fìsico adecuado, salas de recreacion y entretenimiento, visitas mèdicas programadas, monitores de adultos mayores (profesion tecnica anàloga a los parvularios), alimentacion monitoreada por nutricionista, en fin, son algunas especificaciones màs. Son entidades privadas que se manejan con fondos pùblicos (porque han ganado a un proyecto de servicio social). En un paìs con socialismo del siglo XXI no sè si serìa factible.

  • Rosarba

    leyendo este comentario me alegra saber que hay un medico que siente la necesidad de ayudar a los adultos mayores, porque despues de todo lo que han dado por sus hijos y por la sociedad merecen vivir mejor a pesar de sus achaques. recordemos que si Dios nos permite vivir muchos años, nos tocará experimentar las dificultades que ahora tienen los que ya son mayores, por eso me uno al clamor del doctor para que se solucione este gran problema. Que Dios los bendiga y sigan adelante en su labor humanitaria-

  • Daniel

    Considero urgente la implementación de estos centros. La vejez es una etapa de la vida de todo ser humano y se deben dar las facilidades para que pueda ser llevada de una manera adecuada. He visto que las personas de la 3era. edad realizan ejercicios y varias actividades que los mantienen activos y alegres. No me parece correcto que vivan aislados, sin atenciones, más bien la familia debe reconocer y dar el apoyo necesario para que puedan estar tranquilos.

  • vanessa morales

    ME PARECE QUE EN ECUADOR HAY SUFICIENTE DINERO DE PETRÓLEO…POR EJEMPLO…DE DIVISAS EXTRANJERAS…POR EJEMPLO….COMO PARA INVERTIR EN ESTOS ANCIANOS QUE EN SU MOMENTO LO DIERON TODO POR AQUELLOS QUE HOY VIVEN EN LA VORÁGINE DEL STRES …. DEBERÍA SER LEY EN ECUADOR QUE TODO ADULTO MAYOR SEA PROTEGIDO Y QUE SU DERECHO SE ACABE SÓLO CON SU MUERTE ES LO MENOS QUE DEBERÍAN HACER PORQUE SON IGUAL DE INDEFENSOS QUE LOS NIÑOS … HAY TANTAS MUJERES DESOCUPADAS QUE TAMBIÉN PODRÍAN INVERTIR PARA CAPACITAR A AUXILIARES DE GERIATRÍA Y YA DE PASO SE DARÍA TRABAJO A ESTE OTRO SECTOR VULNERABLE COMO SON LAS MUJERES DESEMPLEADAS MAYORES DE 35 O MUJERES MALTRATADAS ES LO QUE SE HACE AQUÍ EN EUROPA…SERÍA UNA LUZ AL FINAL DEL TUNEL….. ESPERO EN DIOS QUE SE HAGA …PERO COMO DICEN POR AHI PARA MAÑANA ES TARDE…..SE TIENE QUE HACER PARA YA.

  • lula

    En realidad existe poco interes de nuestras autoridades sobre este tema; ya es hora que se preocupen por todas estas personas que han aportado tanto a nuestro pais para su desarrollo es lo minimo que se puede hacer
    Hasta cuando no valoramos a nuestros ancianos

  • Tania Torres

    La vejez es la ultima etapa del ser humano y tenemos que vivirla con dignidad, es necesario crear centros geriatricos ambulatorios o peremnes para nuestros viejitos…ojala las autoridades de turno hagan algo para mediar este problema social.

  • Conraulvasquez

    Interesante, buscando por internet como resolver a nivel comunal el problema de impulsar condiciones de vida del adulto mayor, le encontre a Uds., en las diferentes comunidades he visto que las condiciones son peores, donde la dignidad humana llega a lo mas denigrante, hijos aburridos, persanas escualidas, rezando la la muerte para olvidar las penas y la incomidad causada a los hijos, nietos, etc. es triste, muchas veces los hijos dezplazan al lugar donde viven en mejores condicones, pero ellos prefieren su mundo tranquilo (rural) y pasan sus dias mirando la naturaleza de su entorno, las autoridades comunales han visto la necedidad de contar con un Centro de Servico comunal a los de tercera edad, no solo con ambientes si no generar pequeñas unidades de produccion (crianza de animales menores – huerto familiar) este empeño termina solo en palabras por que no inversion publica para ellos y el abando sigue.
    quisiera recibir articulos de esta indole y que puedan ampliar mis conocimiento y hacer alcance a fin de que estas comunidades puedan lograr sus sueñor de contar con todos los servicios para todos los adultos mayores y estas tengan siempre la libertad de vivir juntos.

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=100003011151381 Arsenio Torre

    Para contactos al centro Gerontológico, comunicarse al 2201522 ext. 101.

  • Marlene Roblero

    Mi papa vive en Gomez Rendon y la 22ava, quisiera encontrar un sitio donde asista a reunirse con otras personas de la tercera edad el tiene 78 años para que pueda hacer algun tipo de ejercicio fisico y recrearse como pintura, canto etc. de costo muy modico porque esto va a ser como una escuelita donde pueda permanecer activo y feliz. Favor deme los telefonos de contacto para saber el lugar y los requisitos.
    Mi telefono 2214700 y mi correo roblero_asociados @hotmail.com. Muy agradecida de la oportunidad que me puedan brindar espero su respuesta.

  • http://profile.yahoo.com/X7PNQKS6NNPDGAT4BULA3UMNMQ Victoria

    Da mucha tristeza al ver que a los ancianos nadue los ayuda.

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=869695342 Paola Gonzalez

    saludos, quisiera consultar a uds el como poder ayudar a un viejito que se encuentra deambulando por urdesa central desde hace meses, evidentemente no tiene recursos y ya ofrecerle comida eventualemente no soluciona nada. agardeceria mucho su ayuda de poder sugerir donde lo puedan acoger y brindarle un lugar donde estar. se agradece de antemano su colaboracion. el se encuentra hoy en la calle guayacanes de urdesa central. necesita ayuda urgente.

  • http://profile.yahoo.com/EKI3DA3NNF6XOAMN2YOOO5ZIII Jose

    interesante lo que se ha publicado, tengo el deseo de conocer si existe en el pais centros vacacionales con accesibilidad, que disponga de todas las comodidades, el costo de las instalaciones no tendria importancia, mucho mas importante es que disponga de todas las comodidades tanto para discapacitados, tercera edad y sus acompanantes,

  • http://www.facebook.com/josevicente.cortesrusso Jose Vicente Cortes Russo

    Maldita sociedad, solo se preocupan de la vida util de las personas, abandonan o despercian lo mas valiosos de la humanidad como son los adultos mayores que llegan al atardecer de sus vidas abandonados, llenos de saviduria que los largos años de vida les an dado, dejaron en el camino mucho esfuerzo y quisa tambien muchos sacrificios para probecho y comodidad de los que supuestamente creyeron sus “seres queridos”.
    Que Dios en su misericordia les de la fuerza que nececitan para llegar a su ultimo dia

  • http://www.facebook.com/josevicente.cortesrusso Jose Vicente Cortes Russo

    El gobierno de Chile aporta con un BONO social a todo adulto mayor, que en la actualidad es la gente que mas URGENCIA economica requiere, por su misma condicion que por la edad le incapacita a descepeñar alguna actividad de lucro para su supervivencia, pienso que no es el remedio confinarlos a una pequeña habitacion, en la que en medio de oraciones cuentan sus ultimos dias del abandono social familiar y economico a los que se resignan ante la indiferente mirada de sus “seres queridos” Ahora son ellos mañana seremos nosotros que sufriremos en carne propia el desconsuelo de la soledad, el tiempo pasa…………

  • Juan Carlos Sellán

    saludos, antes que todo , no voy a iniciar con repudio, ni descontento por parte del gobierno ya que se los puedo asegurar que nadie del estado va a leer estos comentarios , en realidad el descuido , abandono y maltrato de los ancianos trasciende a todo nivel social, pero mas se ve perenne en los hogares de bajos recursos, como por ejemplo ancianas de 85 años que solo esperan poder morir para no sufrir mas , las caídas asombrosas entre comillas que inventan a los doctores, paro ocultar la realidad de hijos alcohólicos que llegan a golpearlas hasta llegar a fracturar partes de sus cuerpo, de insultos continuos, de maltratos psicológicos ,sexuales, y todo lo aguantan por falta de apoyo , de ayuda , por otro lado en iglesias católicas evangélicas mormonas se gastan 1000 de dolares en decoración y mantenimientos, grupos espirituales gastan otros 1000 de dolares en retiros de 3 días queriendo encontrarse con Dios por medios de salmos , parábolas, que lleguen a su corazón, en realidad no saben que el camino mas cerca y rápido de entender a Dios a Jehova o quien le demos por nombre de OMNIPOTENTE es llenar tu corazón de algo que a el le sobro , la compasión por los demás ,ayudar a alguien que llegando a sus últimos años de su vida y ve que no tiene mas salida que la muerte para descansar de este infierno diario, solo ver una sonrisa en sus labios y un destello de luz en su cara marcada de experiencia y sufrimiento te da esperanza de vida, no puedo llegar a todos los ancianos del ecuador ,por que para crear un centro geriátrico se necesita de un capital fuerte, pero por lo menos tratare por mi comunidad, mi familia y con ayuda de Dios espero que en algunos 10 años pueda formar un centro.ayuden a quienes puedan comienza por tu abuela o tu mamá o tu vecina pero hagamos algo , si ya no existiera hijos de por quería como nosotros ya no existiría hospicios..

  • Marcelita Calva

    soy una persona mas que sufre cuidando a mi hermano con discapacidad mental eh andado por muchos lugares para que me ayuden con alguna institución o casa albergue para este tipo de personas pero nadie me ayuda no tengo recursos económicos para pagar una casa hogar pensionada… por favor si pueden ayudarme llámenme a los teléfonos 0987262646 estare eternamente agradecida mi hermano tiene 48 años y sufre de discapacidad mental…no tengo ninguna ayuda de nadie gracias