Prensa libre de pie. Presidente ‘perdona’ pena contra EL UNIVERSO; enjuiciados reciben premios internacionales

El 16 de febrero del 2012 el gobierno panameño hace pública su decisión de otorgar asilo a Carlos Pérez, quien se refugia en la Embajada.

Periodistas y trabajadores de EL UNIVERSO madrugan el día de la audiencia de casación del juicio del Rafael Correa contra el medio, el 15 de febrero. Hacen una vigilia al pie de la Corte de Justicia del Guayas, de donde salieron las sentencias condenatorias en primera y segunda instancias: el pago de $ 40 millones a favor del mandatario y tres años de cárcel para sus directivos: Carlos, César y Nicolás Pérez; y el exeditor de Opinión Emilio Palacio.

La diligencia se realiza desde las 09:00, en la Corte Nacional de Justicia, en Quito. Tras varias horas de alegatos de los abogados de las partes, la Sala –integrada por Wilson Merino, Paúl Íñiguez y Jorge Blum– resuelve, en la madrugada del 16, confirmar el fallo. Pocas horas después, el gobierno panameño hace pública su decisión de otorgar asilo a Carlos Pérez, quien se refugia en la Embajada.
En adelante, críticas de la prensa mundial y de organizaciones de derechos humanos se multiplican. Se cuestiona el uso del desacato (irrespeto hacia la autoridad) para procesar penalmente a periodistas.
Influyentes publicaciones como The Washington Post, The New York Times, Folha de Sao Paulo, El Tiempo de Bogotá, Le Soir de Bélgica o El País de España dedicaron espacios a analizar el fallo, al cual calificaron como atentatorio a la libertad de expresión.
Mientras que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos resuelve, el 23 de febrero, otorgar medidas cautelares a los hermanos Pérez y Palacio, para que la sentencia no se ejecute. El Gobierno no lo acata.
Once días después de la audiencia, Correa anuncia su decisión de pedir la “remisión de la pena”; esto es, dejarla sin efecto. No así la sentencia, que sigue en firme. “Hay perdón, pero no olvido. Tenemos que aprender del presente y de la historia. Luchar por una verdadera comunicación social, en la cual los negocios privados sean la excepción y no la regla”. La remisión alcanza también a Juan Carlos Calderón y Christian Zurita, autores de El gran hermano.
Tras el “perdón”, EL UNIVERSO ratifica su voluntad de seguir trabajando para servir a sus lectores con un “indeclinable empeño de hacer cada día más y mejor periodismo”.
La valentía de este Diario fue reconocida por la Universidad de Columbia, que le dio una mención del prestigioso Premio María Moors Cabot. Mientras que Palacio recibió el galardón Columnistas del Mundo, de diario El Mundo de España.

Comentarios