Ajustes en banca. La junta Bancaria y el Banco Central incorporan nuevas regulaciones

Se impulsa ley para financiar aumento del bono y se incorporan cambios en ley hipotecaria en caso de que un cliente no pueda cancelar deuda.

Regulaciones que apuntan a mermar las utilidades y otras que generan restricción del crédito son parte de los cambios que afrontan los bancos por las medidas impuestas este año por la Superintendencia de Bancos y Seguros y el Ejecutivo.

Los principales ajustes se dan con la aprobación de la Ley de Redistribución del Gasto Social. En ella se incluyen la eliminación del beneficio de la reducción del 10% al Impuesto a la Renta (IR) y una reforma a la fórmula de cálculo del anticipo.

Con el dinero recaudado se planea costear el aumento del Bono de Desarrollo Humano de $ 35 a $ 50, desde enero próximo. Esta propuesta la adopta el Ejecutivo semanas después de que el exbanquero y aspirante presidencial, Guillermo Lasso, plantea subir el bono a $ 50, en caso de ganar.
Este año también se establece que el saldo de los cupos asignados y no utilizados en las tarjetas debe considerarse para aumentar el cálculo del patrimonio técnico de los bancos (Resolución 2217 de la Junta Bancaria, del 22 de junio). Ello ocasiona que los emisores del plástico empiecen a restringir los cupos a sus clientes.

Las medidas que afrontan las instituciones financieras también están relacionadas con los cambios en su manejo de fondos. Por ejemplo, se imponen el aumento del fondo de liquidez (del 3% al 5%) y el Coeficiente de Liquidez Local (del 45% al 60%).
Entre los ajustes está el incremento del 1% al 3% en el caso de los bancos del rubro denominado Coeficiente de Liquidez Doméstica, para destinarlo a la compra de papeles de las instituciones financieras del Estado.
En este último punto se incluye a las sociedades financieras y mutualistas, que no tenían este requerimiento.
Además se crea la obligatoriedad de invertir el 2% adicional en papeles de entidades públicas no financieras.

Representantes del sector bancario y analistas observan estas medidas como una forma de reducir la liquidez del sistema financiero, con lo cual se podría restringir la capacidad de entregar créditos .
A esos se suma la aprobación de la Ley para la Regulación de los Créditos para Vivienda y Vehículos. Esta crea la posibilidad de devolver la casa o auto si el cliente no puede cancelar.

En mayo, mes en el que se discute el tema de la ley, la entrega de créditos hipotecarios bajó el 2,63%, para ubicarse en $ 1.345,03 millones.
Durante este año también se finalizan los procesos para la desvinculación de los bancos y entidades financieras de las aseguradoras y empresas no relacionadas con el sector.

Comentarios