Sin papeles

El gobierno de Estados Unidos decreta una moratoria que frena por dos años las deportaciones que han batido récords en la expulsión de inmigrantes indocumentados.

La medida beneficia a unos 800.000 jóvenes, en su mayoría hispanos, menores de 30 años, que llegaron al país cuando eran niños.

La disposición también da luz verde para que se otorguen permisos de trabajo a los jóvenes que cumplan ciertos requisitos. Miles de ecuatorianos se suman a otros para iniciar un proceso de solicitud y beneficiarse del programa llamado Dreamers (soñadores).

La medida levanta polémica entre los republicanos, quienes critican al presidente Barack Obama por emitir un decreto para captar votos en las elecciones de noviembre, en las que gana el mandatario.

Comentarios