Freestylers, raperos con rimas e inspiración callejera

Un “beat” suena solitario en el cuarto. El bajo retumba y de repente se llena con rimas improvisadas en el momento. “El Cholo” y “Camada” empiezan a crear letras al andar; ellos son freestylers. En otras palabras, rapean sin letras escritas o ensayadas previamente. Son compuestas al andar y vienen directamente del “estado mental” del MC (el que improvisa) y lo que algún otro pueda contestarle en el momento.

Un “beat” suena solitario en el cuarto. El bajo retumba y de repente se llena con rimas improvisadas en el momento. “El Cholo” y “Camada” empiezan a crear letras al andar; ellos son freestylers. En otras palabras, rapean sin letras escritas o ensayadas previamente. Son compuestas al andar y vienen directamente del “estado mental” del MC (el que improvisa) y lo que algún otro pueda contestarle en el momento.

Ambos intérpretes se iniciaron en el mundo del rap muy jóvenes. José Muñoz, “Camada”, tenía 9 años cuando le regalaron una radiograbadora y un casete de Vanilla Ice. Esto lo llevó a adentrarse en el género y descubrir a otros artista como MC Hammer o Nototious B.I.G. Ya para el año 95 en Guayaquil empezó un mayor movimiento de artistas y apareció La Colección, Gerardo Mejía o Raúl Cela y esto le dio pie para escribir sus propias canciones.

Los conciertos de freestylers han ido popularizándose en los últimos años en Guayaquil

“Yo vivía en Mapasingue Oeste. Ahí un amigo cantaba Reggaetón que era lo más cercano que tenía al género. Él me dijo que me animara a escribir y así comencé”, recuerda Muñoz.

La historia fue un poco diferente para “El Cholo” Guillermo Ríos. Él asistía a una iglesia cristiana y ahí escuchó por primera vez a Vico C. Esto le llamó la atención y empezó a investigar sobre más artistas que rapearan en español.

Hay casi una década de diferencia de edad entre los dos (el primero 27 y el otro 21) pero los dos decidieron juntarse para formar el grupo A2H o Anarquía Hip Hop para dar a conocer lo que a ellos les gusta llamar cultura urbana.

“Le llamamos cultura urbana porque se desarrolla en las ciudades, las urbanizaciones y no se limita solo a la música. Está el Breakdancing, los grafitis, etc.”, comenta Ríos.

El Freestyle Rap es similar a la música improvisada como se hace en el Jazz, los improv en el teatro, o formas como se hace en la pintura. Es difícil definir verdaderamente quién fue la primera persona que empezó a improvisar el rap, cuándo o dónde tuvo lugar verdaderamente pero, generalmente, se afirma que tuvo origen en la escena Hip Hop de la Costa Este de Estados Unidos (East Coast) a mediados de los 80.

Definiendo el género

Usualmente se confunde Hip Hop con Rap o Reggaetón, por eso, Muñoz dice que es importante que se dé a conocer la cultura para tenerlo un poco más claro. “Yo no tengo nada contra el reggaetón, lo respeto y respeto a la gente que lo hace pero no es para nada lo que hacemos”, concluye.

Para lograr mostrarse lo que han hecho es organizar conciertos al sur de Guayaquil en el parque Viernes Santo en los Esteros; el proyecto se llama ‘Esto es cultura’. “Ahí juntamos gente ponemos parlantes y disfrutamos sin drogas ni alcohol, solo rimas y baile. Hasta ahora la gente ha respondido bien. En la ciudad hay harto talento botado y nosotros queremos ayudarlos a que produzcan su propio material y salgan a la luz”, afirma el Cholo.

Enfrentados al prejuicio

Estos géneros urbanos son, generalmente, relacionados con violencia, delincuencia, sexo y drogas. Esto se da porque muchos artistas se han encargado de darse esta imagen. “Hay artistas que han salido de los barrios pobres o los ghettos, que se han dedicado a las armas, a las drogas o a la delincuencia y además gustan del rap. Entonces juntan estas cosas y se crea esa imagen”, cuenta Ríos.

“Lastimosamente, hay artistas que ponen lo comercial frente a la música y eso nos hace daño. Yo creo que cuando haces las cosas bien a la gente le gusta y los réditos vienen solos sin necesidad de crear algo mal hecho”, agrega Muñoz.

Un futuro prometedor

“Camada” dice que en los últimos años no ha visto mayor crecimiento en la escena urbana pero que para eso está trabajando junto a otras personas. “Yo había dejado la música por completo porque pensé que a nadie en esta ciudad le gustaba lo que a mí. Recién hace poco tiempo me topé con “el cholo” y empezamos este proyecto. Desde ahí he visto que somos muchos más y desde abajo podemos construir algo bueno.

Ríos comenta que “hace un año pensamos que estábamos solos, pero desde que empezamos con ‘Esto es cultura’ hemos encontrado mucho talento de gente que no sabe leer ni escribir pero puede rapear durísimo. Un rapero es el que se levanta todas las mañanas con una idea nueva y crea cosas; esa gente es la que buscamos”.

  • http://www.facebook.com/thedarkbest Andres Garcia

    el Rap hay para largo aqui………….. su lirika es unicaaaaaa